viernes, 16 de mayo de 2014

Concurso de oposición en Educación Media Superior un desatino burocrático del INEE


Luis Hernández Montalvo

Si no se tiene talento para ganar dinero, ¿para qué ir a la escuela? Y si se tiene, ¿para qué se necesita la escuela?” Afirmación  de mi abuela, en, Reforma educativa ¿para qué? SEP/80.

En los días que transcurren; convoqué a mis compañeros para revisar la Convocatoria Pública y Abierta al Concurso de Oposición para el Ingreso al Servicio Profesional Docente en los planteles de Educación Media Superior dependientes de la Dirección General del Bachillerato.

La intención tiene como fin acercarnos a los requisitos que les piden a los jóvenes profesionistas que aspiren al ejercicio de la docencia. De manera muy general, tocaremos el contenido de dicha convocatoria, fundamentalmente en lo que se refiere al número de plazas puestas a concurso de oposición. En términos globales, estamos hablando de 54 plazas de profesor de asignatura A ¿plazas de cuatro horas semana mes? ¿de seis horas semana mes?; 1752 plazas de asignatura B y 245 plazas de profesor de asignatura C.

Dentro de los requisitos para la primera categoría se plantea como nivel de preparación el título de nivel de licenciatura; para el segundo nivel, además de la licenciatura, la especialización con la duración mínima de un año o ser candidato al grado de Maestro y para una plaza de profesor de asignatura C, se requiere tener el grado de Maestría.

De la misma manera, los requisitos para concursar una plaza de Profesor de Carrera Asociado A,B y C, son los mismos y en el mismo orden del nivel de preparación para los profesores de asignatura. En este espacio, tampoco se informa si las plazas son de medio tiempo o si son de tiempo completo. Lo curioso es que en este renglón, el número de plazas es verdaderamente patético: una para el nivel A, cuarenta y una plazas para el nivel B y treinta y un plazas para el nivel C.

 Para las plazas de Profesores de Carrera Titular A, B y C; en el caso de la primera categoría, se les pide el grado de maestría y ser candidato a Doctor y para las siguientes categorías B y C, deben presentar el grado de Doctor. Tampoco se especifica si las plazas son de medio tiempo o de tiempo completo. El número de plazas a concurso, para la primera categoría, 24 plazas; 105 plazas para la categoría B y solo 12 plazas para la categoría C

El examen comprende tres niveles o etapas a resolverse en tres días. En la primer etapa, el examen explora los “conocimientos sobre habilidades docentes y contenidos disciplinares”. Pregunto y les pregunto a mis lectores: ¿En dónde han sido preparados estos jóvenes profesionistas para el ejercicio de la docencia? Estos jóvenes son los que han egresado de las escuelas públicas y privadas y que no logran encontrar un empleo en el área para la que fueron formados. Ahora la tupida burocracia de expertos, los va a evaluar sobre “habilidades docentes para la enseñanza y el nivel de dominio de los contenidos disciplinares de las asignaturas del marco curricular común, disciplinares y propedéuticos”. Para este examen se destinan cinco horas.

En el segundo nivel se pretende evaluar con una “rúbrica” las competencias docentes, en donde, el sustentante realizará un proyecto de plan de clase de la asignatura a la que aspira; debe tener los siguientes aspectos: fases de la planeación; elección del tema de la unidad del Programa a impartir; diseño de estrategias de enseñanza y formas de evaluación del aprendizaje. Para esta evaluación, están previstas dos horas.

La tercera etapa de la evaluación de los jóvenes aspirantes a la docencia en el nivel de Educación Media Superior, serán evaluados, no en sus saberes profesionales para los que fueron formados, sino en otros que desconocen porque nunca antes han ejercido la docencia con jóvenes adolescentes. En esta etapa, consiste en un examen de expresión escrita en español (EXPRESE). Consiste en elaborar un texto argumentativo a partir de una instrucción o tarea de escritura. Evalúa las habilidades: el manejo de las reglas del idioma, la capacidad para dar secuencia lógica a las ideas y el ajuste al propósito y al tema escrito.

El número de plazas vacantes junto a las plazas de nueva creación estarían en el paquete de plazas a concurso; pero resulta que tanto los gobernadores; las administraciones locales de la Secretaría de Educación Pública en los estados; decidieron conjuntamente con los sindicatos y grupos de presión, no someter a concurso las miles de plazas vacantes que dejaron los maestros que se jubilaron en los últimos meses; en este sentido, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación; se confió y les confió demasiado a los gobiernos locales, que no se ajustaron a las disposiciones legales y decidieron; ese sí, “como un hito en la historia”, basificar todas sus plazas disponibles antes de la aparición de las convocatorias respectivas. La convocatoria, apareció muerta, sin aliento para convocar a nadie, o a muy pocos.

Los gobernadores de todos los signos y colores; no solo basificaron a miles de profesionistas que llegan sin la más mínima idea de lo que es la docencia; también se permitieron obsequiar la recategorización a miles de profesores a las más altas categorías de Profesor de Carrera Titular A, B y C, sin cumplir con los requisitos de los grados académicos solicitados a los jóvenes aspirantes a docentes en la Convocatoria.

Pero, ¿Quiénes son los jóvenes que aspiran  a ser docentes en los bachilleratos de México? Fundamentalmente jóvenes egresados de escuelas privadas conocidas en el medio como “Universidades patito”; los jóvenes profesionistas que no encuentran empleo en el mercado laboral para el cual se prepararon. Ahora los que estudiaron ciencias culinarias, criminalística, hotelería; ahora, buscan ser los maestros de los adolescentes en los bachilleratos sin más.

Cuando el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación INEE se plantea evaluar “las habilidades y competencias docentes”; espero que sepan de qué están hablando; porque hasta ahora esas competencias no se observan ni siquiera en los maestros que tenemos cierta experiencia en la docencia; incluso, a pesar de los esfuerzos de la Dirección General del Bachillerato y de la Subsecretaría de Educación Media Superior de la SEP por certificar a los maestros en Competencias Docentes PROFORDEMS.

El concurso de oposición convocado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación deja muy claro: los aspirantes que logren ganar una plaza; deben “Manifestar su disposición para prestar sus servicios en cualquier centro de trabajo de la entidad federativa”. Concursar una plaza de cuatro, seis, diez horas para ir a trabajar en una escuela alejada de su hogar; después de cumplir los requisitos de preparación con los grados de licenciatura, maestría y doctorado por un salario miserable. ¿Quién puede explicarnos esta dinámica absurda y burocrática de las plazas de hora clase en lugar de las plazas de medio tiempo y tiempo completo? (15 de Mayo de 2014).

 

2 comentarios:

  1. Al parecer todo ello sólo ocurre en países como Alemania... creo.

    ResponderEliminar
  2. Convocan a ocupar esas horas disponibles a los que hicieron el examen de oposición, siendo vacantes que están en lugares distantes al lugar de residencia, horas que nadie quiere por la ubicación y el salario miserable que ofrecen, ademas de ser únicamente por un semestre y mandan a los que lleguen a aceptarlas a la buena de dios sin pagarles viáticos para transporte, hospedaje ni alimentación en el lugar donde van a trabajar por lo que resulta totalmente inviable para vivir dependiendo solamente de esto. En definitiva la docencia es para hacerse como hobie sin esperar depender de esto para vivir de manera digna y decentemente.

    ResponderEliminar

poemas de amor