domingo, 27 de octubre de 2013

José Santos Valdés y la Escuela Rural Mexicana


Luis Hernández Montalvo

En el boletín “Nuevo Sindicalismo” del mes de octubre de 1990; publiqué un pequeño texto sobre la biografía de Don José Santos Valdés. Habían trascurrido apenas dos meses de su muerte, el 5 de agosto del mismo año. A continuación, el contenido de mis notas:

José Santos Valdés. Este es el nombre de uno de los educadores de la Revolución Mexicana; impulsor apasionado de la Escuela Rural Mexicana de los años veinte y treinta, militante comunista, forjador de varias generaciones de profesores rurales. Con sus 85 años a cuestas, dejó de existir físicamente el día 5 de agosto de 1990.

Nació en los primeros años del siglo –aún vivíamos en el siglo XX- , en 1905, en una ranchería cercana a la ciudad de Matamoros, Coahuila, ciudad a la que dedicó un libro: “Matamoros, ciudad Lagunera”, en el que destaca la vida de los hombres de la Revolución en aquella región.

Santos Valdés es egresado de la Escuela Normal de Saltillo, Coahuila; misionero cultural  en los años veinte, profesor rural, trabajó en los estados de Sonora y Tamaulipas; en este último estado, fue expulsado por su militancia en el Partido Comunista; prestó también sus servicios en el estado de Durango.

En 1935 redactó el manifiesto para la celebración del Primer Congreso Constitutivo de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) que agrupó a todas las Escuelas Normales Rurales del país. Desde la Escuela Normal Rural de Tamatán, Tamaulipas ejerció una gran influencia en la organización estudiantil; por ello, siempre fue reconocido como el padre de las Escuelas Normales Rurales.

 En Durango, conoció la obra política del líder campesino José Guadalupe Rodríguez, a quien dedicó un folleto biográfico. Profesor de las Escuelas Normales Rurales de Tamatán, Tamaulipas, Roque Guanajuato, el Mexe Hidalgo, J. Aguilera, Durango; sus mejores experiencias educativas –en opinión de Pedro Medina Calderón-, las realizó en San Marcos Zacatecas, en donde aplicó un Código Disciplinario Paritario, cuyas normas contemplaban  los derechos y obligaciones en un mismo plano a maestros, trabajadores y alumnos; que, reconocía como máximo órgano escolar a la asamblea de la comunidad escolar, ahí ganaban las mejores propuestas.

Sindicalista fundador del SNTE. En diciembre de 1943, participa en la integración del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación como un frente amplio; su participación es a través del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Educación (SUNTE). En 1960, como supervisor de las Escuelas Normales Rurales. En 1965, los acontecimientos del asalto al cuartel de Ciudad Madera, Chihuahua, son protagonizados, entre otros, por uno de sus ex alumnos y ex dirigente de la FECSM, el profesor Miguel Quiñonez Pedroza y ex catedrático de la Normal de Saucillo, Chihuahua, el doctor Pablo Gómez; estos acontecimientos lo impulsan a escribir el libro “Madera”.

Con Rafael Ramírez. Vidas paralelas. Con el educador Rafael Ramírez mantuvo una amistad muy estrecha; hay quien las valora como vidas paralelas, como el mejor continuador de la obra del otro. En 1966, caen en la cárcel cuatro ex alumnos por su participación con en el grupo guerrillero Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), Movimiento encabezado por Raúl Ugalde y Víctor Rico Galán; los alumnos de las Normales Rurales pagan el importe de la fianza para que salieran libres Ramón Sariñana, J. Guadalupe Moreno, Juan Espino y Pedro Medina Calderón; sin embargo, el requisito solicitado por la afianzadora fue cubierto por el profesor Santos Valdés, quien proporcionó las escrituras de su casa, único patrimonio, en calidad de garantía.

A bayoneta calada. José Santos Valdés en otra de las facetas de su vida, estuvo determinada por su trabajo periodístico en los diarios “La Opinión”, de la Región Lagunera; “La Voz”, de Michoacán y para otros diarios de la cadena García Valseca, hoy Organización Editorial Mexicana. Publicó una columna a la que llamó “A Bayoneta Calada”, en donde escribía los acontecimientos educativos, sindicales y de la vida nacional; fue articulista de las revistas “Siempre”, “Política” y en “El Día”.

Hasta 1947-1948, militó en el Partido Comunista Mexicano; en 1952, apoyó la candidatura de Vicente Lombardo Toledano a la Presidencia de la República, en 1964, fue miembro y militante del Frente Electoral del Pueblo (FEP), se afilió al Partido de los Trabajadores, militó en las filas del Partido Mexicano Socialista (PMS) y en la campaña electoral de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, era el primero en presentarse a las plazas públicas.

En las campañas electorales de Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid, fue  visitado en su domicilio de Rayón 134 Poniente, en la ciudad de Lerdo, Durango; en igual forma tuvo la deferencia de gobernadores como Enrique Olivares Santana, de Héctor Mayagoitia y Refugio Esparza Reyes. A pesar de sus relaciones con funcionarios y gobernantes, José Santos Valdés nunca desvió sus convicciones políticas o ideológicas, de militante comunista limpio y abnegado; su estatura de hombre y educador nunca estuvo comprometida con los poderosos.
La Medalla Francisco Zarco. En 1990, recibió la medalla “Belisario Domínguez” que otorga el Senado de la República. Le sobreviven su esposa y sus cuatro hijos. El trabajo del profesor José Santos Valdés es ampliamente conocido por varias generaciones de maestros egresados de las Escuelas Normales Rurales; la obra educativa de la Revolución Mexicana no se entiende, el desarrollo de la educación nacional no es completo si no incorpora la experiencia de sus educadores como la de Don José Santos Valdés García de León, nombre completo de un educador consagrado a las mejores causas de México, a la obra de la Escuela Rural Mexicana, descanse en Paz” (octubre de 1990).
P.D. En los días que transcurren, el maestro Pedro Medina Calderón, radicado en la ciudad de Chihuahua, me envió una nota aclaratoria:
Luis: gracias… leí un texto tuyo sobre el acto que organizamos en Cd Lerdo, Durango. Sólo quiero respetuosamente darte el dato de que el Profesor. Valdés renunció al PCM en 1947 como protesta porque su partido había postulado a Miguel Alemán, pero creo influyó también el hecho de la expulsión de Valentín Campa y Miguel Aroche Parra en 1940-41 con quienes colaboró siempre. Es importante divulgar también que al morir era miembro del PMT y llegó hasta la fundación del PRD en la postulación del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas.
Los ex alumnos de don José Santos Valdés, han venido realizando un trabajo de recuperación de la obra de su maestro y han publicado varios tomos que contienen sus artículos periodísticos y los libros sobre educación. Este ejemplo debieran seguirlo los estudiantes y egresados de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, con la recuperación de la memoria y el trabajo del maestro Raúl Isidro Burgos, quien cuenta con un espacio importante en el museo localizado en la presidencia municipal de Xochiapulco, Puebla, de donde fue fundador de la Escuela Normal Rural del lugar, que posteriormente se instaló en la población de Teteles- Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos Ayotzinapa Guerrero, -o los de la Benemérita Escuela Nacional de Maestros, en donde tienen educadores como Carlos A. Carrillo, Lauro Aguirre o Gregorio Torres Quintero, de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana, que tiene varios ejemplos de educadores en el estado como su fundador Enrique C. Rébsamen, o tal vez habría que rescatar el trabajo del educador del exilio español don Patricio Redondo, en San Andrés Tuxtla Veracruz, o en el caso del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla con la vida y obra de Gilberto Bosques y tantos otros educadores y así; frente a los desplantes de la burocracia educativa, antepongamos nuestros valores como profesionistas y como seres humanos complejos pero comprometidos con la educación liberadora de los pueblos, de quienes con creatividad, e imaginación, construyeron la República.
La de don José Santos Valdés fue  una vida docente que se construyó; que respondió a las exigencias de su tiempo y a lo largo de su vida profesional, se convirtió en un ejemplo ético, en una referencia de moralidad sin mancha. Eso, es lo que está en juego con la Ley General de Servicio Profesional Docente, que prevé una movilidad docente sin precedente en la historia de la educación pública de México, con un docente sin compromiso y sin orgullo por su profesión, sin historia y sin memoria, sin organización colectiva, sin principios y sin conciencia de clase trabajadora.      

Agradezco la invitación de mis amigos de la Región Lagunera para que el viernes primero de noviembre asista al Evento Conmemorativo del natalicio del educador mexicano Profesor José Santos Valdés, en la ciudad de Lerdo, Durango, bajo el siguiente programa general: de 10:00 a 11:15 horas ceremonia cívica en la plaza Juárez, frente al busto del profesor José Santos Valdés, por la calle López Rayón, entre Coronado y Zaragoza; de 11:30 a 13:00 horas, presentación de los libros, tomos XIV, XV y XVI de la obra de José Santos V., en el Teatro Centauro por calle Allende, entre Sarabia y Coronado y de las 13:00 a las 14: 30, festival artístico. Van mis mejores deseos de éxito y un saludo fraterno. (26-10-2013)



 

 


 



1 comentario:

  1. Excelente escrito y José Santos Valdes ejemplo de na vida dedicada al servicio

    ResponderEliminar

poemas de amor