jueves, 3 de octubre de 2013

2 de OCTUBRE 2013

 
El Zócalo fue inexpugnable para manifestantes e infiltrados
A 45 años del 2 de octubre, añejas demandas y violencia
Foto  
            
La conmemoración por el 2 de octubre, rumbo al Ángel de la IndependenciaFoto Marco Peláez 
 
     
Foto 
             
Foto Carlos Ramos Mamahua 
     
Foto 
             
Grupos de hombres encapuchados se enfrentaron con agentes de la policía capitalina en varios puntos de la ciudad de México, durante la marcha conmemorativa por la matanza de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968Foto Carlos Ramos Mamahua
Arturo Jiménez y Emir Olivares
 
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de octubre de 2013, p. 3
 
A 45 años de la matanza del 2 de octubre de 1968, la principal demanda se volvió a escuchar en la ciudad: investigación cabal de esos hechos y juicio y castigo a los responsables. Ayer, una vez más, el movimiento social marchó para conmemorar esa fecha; sin embargo, en esta ocasión el avance de la movilización al Zócalo fue impedido por un fuerte dispositivo de granaderos, por lo que tuvo que culminar en el Ángel de la Independencia.
 
Como ha venido sucediendo en recientes manifestaciones, grupos de ‘‘infiltrados’’ con los rostros cubiertos protagonizaron diversos enfrentamientos con policías, lo que dejó un saldo de al menos 67 detenidos –como informó anoche el Comité Cerezo– y unos 50 lesionados.
 
La policía capitalina, a decir de varios asistentes, ‘‘agarró parejo e implementó un exagerado operativo’’, por lo que no reparó en las acciones contra los manifestantes: se detuvo y agredió a jóvenes que escondían sus rostros y agredieron a los uniformados, pero también a quienes participaban pacíficamente.
 
Minutos después de las 16 horas, la marcha partió desde la Plaza de las Tres Culturas. A la cabeza se colocaron los integrantes del Comité 68, formado por antiguos miembros del movimiento estudiantil de aquella época, como Félix Hernández Gamundi.
 
Los contingentes avanzaron sobre Eje Central, pero la trayectoria tuvo que modificarse por la fuerte presencia policiaca, incluida la montada, que se apostó en ambos extremos de la avenida. La vanguardia avanzó sin contratiempos, pero un grupo de encapuchados tuvo un enfrentamiento con los uniformados a espaldas de Bellas Artes. Tras ese choque inicial se dieron varias zacapelas y una de las más fuertes se presentó en Reforma e Hidalgo, donde los policías usaron gases pimienta para repeler a los jóvenes, mientras varios de éstos lanzaron piedras, tubos, palos, petardos y bombas molotov.
Vino la orden de lanzarse contra los manifestantes: varios policías comenzaron a golpear con sus toletes y gritaban: ‘‘ahora sí valieron madre, hijos de la chingada’’. Los jóvenes se dispersaron, lo que ocasionó que se dieran detenciones indiscriminadas realizadas por uniformados y agentes vestidos de civil.
 
En Eje Central y República de El Salvador, una joven tomaba fotografías y fue detenida por policías, pero logró ser rescatada por un grupo de ciudadanos. En la calle Aldama, cuatro agentes de civil sometieron a un joven de ropa oscura y se lo llevaron, ante la vista de algunos testigos.
 
En Reforma, cerca de Bucareli, una tienda Oxxo fue saqueada por un grupo de jóvenes embozados. Cerca, en Ignacio Ramírez, los granaderos detuvieron a varios inconformes y los golpearon. Por ello, durante el mitin en el Ángel, el ex líder estudiantil del 68 Félix Hernández Gamundi criticó el resurgimiento del cuerpo de granaderos y, como hace 45 años, demandó su desaparición, porque crean una atmósfera de ‘‘miedo, hostigamiento, represión y provocación’’. Lamentó la ‘‘exagerada’’ presencia policiaca, aseveró que en la marcha hubo ‘‘grupos de infiltrados que generaron la violencia’’ y exigió a las autoridades capitalinas que se informe sobre el número total de detenidos y que éstos sean liberados. Dijo que cuando hay sobrevigilancia y hostigamiento policiaco se generan violencia y miedo, pero cuando no están presentes la marcha fluye con normalidad y hasta con alegría.
 
En el mitin también participaron los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) Rubén Núñez Ginés, de Oaxaca, y Juan José Ortega Madrigal, de Michoacán, quienes ya no sólo centraron su rechazo en la reforma educativa, sino en el conjunto de ‘‘reformas estructurales’’ (incluidas energética y fiscal).
 
Asimismo, se reconoció al ‘‘líder histórico’’ del 68, Raúl Álvarez Garín, al que consideraron ‘‘un imprescindible’’, quien ahora lucha contra problemas de salud ‘‘de los que seguramente saldrá victorioso’’.
 
En la manifestación participaron contingentes de la UNAM, UAM, UPN, UACM, Chapingo, IPN, estudiantes de normales rurales, de organizaciones sociales, así como agrupaciones sindicales como CNTE, STUNAM y SME, entre otros.
 
De ‘‘manera innecesaria’’, al final del mitin unos 300 granaderos se apostaron en el cruce de Paseo de la Reforma y Río Tiber, a unos cuantos metros del flujo de manifestantes en retiro, a quienes iban prácticamente ‘‘pisando los talones’’. Desde un altavoz se llamó a no caer en provocaciones y el incidente no pasó a más.
 
 
 
 
Los ataques, de policías y encapuchados
Agreden a periodistas
 
Foto 
             
Grupos de hombres encapuchados se enfrentaron con agentes de la policía capitalina en varios puntos de la ciudad de México, durante la marcha conmemorativa por la matanza de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968Foto Jesús Villaseca
Emir Olivares y Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de octubre de 2013, p. 3
 
En el contexto de la marcha por el 2 de octubre, varios periodistas y medios de comunicación fueron agredidos; además, se observó presencia de decenas de policías vestidos de civil y detenciones ‘‘indiscriminadas’’. De acuerdo con la organización Artículo 19, estos ataques se presentaron ‘‘en 80 por ciento’’ por parte de las fuerzas de seguridad y el resto por manifestantes que cubrían sus rostros.
 
Un monitoreo realizado por esta organización, a través de la red de solidaridad #RompeElMiedo, documentó: Arturo Ramos, freelance, lastimado de la nariz; Nicolás Tapia, de Tejemedios, rotura de lente de cámara; Alfredo Estrella, de Afp, golpeado por granaderos; Verónica Galicia, de La Voladora, detenida; Quetzalli González, fotógrafa de Excélsior, golpeada por granaderos, al igual que Nicolás Tavira, de Notimex. El reportero de este diario, Arturo Cano, fue intimidado por policías cuando tomaba fotos de una detención. Sólo dejaron que se retirara luego de mostrar su identificación.
 
Los manifestantes también agredieron a comunicadores: a Issac López, camarógrafo de Excélsior Tv, le arrebataron su equipo. Decenas de encapuchados rompieron a pedradas cristales de las instalaciones de ese diario.
 
Por la noche, un grupo de jóvenes que exigían la liberación de sus compañeros detenidos se presentó en la agencia 50 de la procuraduría capitalina, donde se registró un enfrentamiento con granaderos que resguardaban las instalaciones.
 
 
 
Hubo 22 detenidos en la marcha por los hechos de Tlatelolco
Al menos 32 policías lesionados en los enfrentamientos: GDF
Foto 
             
Foto Carlos Ramos Mamahua 
     
Foto 
             
Foto Carlos Ramos Mamahua 
     
Foto 
             
Foto Ap
Mirna Servín, Alejandro Cruz y Laura Gómez
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de octubre de 2013, p. 5
 
Durante la marcha por la conmemoración del 2 de octubre de 1968, se suscitaron al menos cuatro enfrentamientos entre jóvenes encapuchados y elementos de la policía capitalina. La Secretaría de Seguridad Pública reportó al menos 27 policías lesionados, 16 de los cuales requirieron ser hospitalizados.
 
Por la noche, el Gobierno del Distrito Federal informó que fueron 32 los agentes lesionados y hubo 22 detenidos –entre ellos cinco menores de edad–, además de que 75 personas más fueron puestas a disposición de un juez cívico. El número de civiles heridos no se dio a conocer. Se afirmó que la policía capitalina actuó con apego a derecho y que están documentadas en video las conductas de quienes fueron aprehendidos.
 
En la marcha hubo asistentes heridos, algunos por quemaduras y otros por golpes severos. Como resultado de la presencia de grupos autodenominados anarquistas, varios inmuebles y comercios fueron vandalizados, civiles agredidos, y un severo caos vial en las inmediaciones del Centro Histórico.
 
Los primeros choques se dieron sobre avenida Hidalgo y luego en su cruce con Eje Central poco antes de las 17 horas, cuando alrededor de 60 jóvenes con el rostro cubierto trataron de derribar las vallas y entrar al Zócalo capitalino.
 
Los encapuchados lanzaron cohetones, piedras y globos llenos de pintura contra los uniformados. Los incidentes más graves se produjeron cuando los anarquistas, además de hacer pintas con botes de aerosol los incendiaban para lanzarlos contra los granaderos. Algunos de los botes explotaban al caer en la valla policiaca.
 
Varias ambulancias del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas llegaron a avenida Hidalgo para atender personas con golpes, entre ellas varios fotógrafos de prensa. En este lugar, los policías capitalinos también lograron ‘‘encapsular’’ a distintos grupos de agresores, parte de los cuales fueron detenidos. Aquí las agresiones duraron más de 30 minutos, mientras los policías sólo contuvieron el paso hacia el Zócalo.
 
En Paseo de la Reforma y Bucareli los uniformados repelieron las agresiones más fuertes con descargas de extintores, gases pimienta, lacrimógeno e incluso algunos manifestantes mostraron impactos que, aseguraron, fueron hechos por disparos de balas de goma. En este punto, el subsecretario de la policía capitalina, Luis Rosales Gamboa, resultó herido en la cabeza por un proyectil, por lo que fue trasladado a un hospital. Casi hora y media después, el también llamado jefe Apolo regresó al lugar para encabezar las acciones policiacas.
 
A la altura de Lafragua, vidrios de parabuses, tiendas de conveniencia y edificios quedaron destrozados. En esta misma zona se detectaron personas vestidas de civil con aparatos de radiocomunicación en la mano, que calles antes habían realizado varias detenciones.
 
En las reyertas, algunas personas que caminaban sobre Reforma para salir de su oficina o llegar a otro destino fueron alcanzadas por piedras o palos, por lo que fueron atendidas por ambulancias de la Cruz Roja y del ERUM.
En la glorieta de Colón, un camión de granaderos entró por la lateral de Reforma para subir a un grupo de jóvenes detenidos que había sido previamente ‘‘encapsulado’’. En este sitio se observaron alrededor de 40 detenidos que fueron trasladados a la Agencia Central de Investigaciones de la procuraduría capitalina.
 
La marcha también provocó la suspensión de la ruta norte de la línea 4 del Metrobús, y afectó las otras corridas cercanas. Por su parte, el Sistema de Transporte Colectivo Metro informó que únicamente permaneció cerrada la estación Zócalo, pero se registró un aumento en la demanda de servicio debido al desvío del transporte colectivo, lo cual fue aprovechado por bicitaxis que ofrecían sus servicios por una tarifa mínima de 30 pesos.
 
Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México (Canaco), Ricardo Navarro, consideró que ‘‘lo ocurrido en la marcha excede todo lo que habíamos visto en el pasado. Tal parece que existe una clara intención de causar daño a la ciudadanía, de afectar edificios públicos, de saquear comercios y de dañar la imagen del Gobierno del Distrito Federal’’.
 
Llamó a todos los comerciantes afectados a presentar las denuncias correspondientes, ‘‘a fin de que se dé celeridad a las investigaciones e identifique a culpables de los saqueos y agresiones, cuando la policía mantuvo una actitud disuasiva y de contención para evitar el escalamiento de la violencia, pero fue atacada nuevamente con petardos y bombas incendiarias’’.
 
La Cruz Roja Mexicana también estuvo presente y proporcionó asistencia médica a 51 personas que resultaron con lesiones durante la marcha. De ellas, 47 presentaron heridas leves que se atendieron en el lugar de los hechos; tres personas fueron trasladadas al Hospital Central de Polanco y una más fue llevada al hospital Mocel. En el operativo participaron 40 elementos, con el apoyo de 20 ambulancias.
 
 
 
En Zacatecas y Campeche se realizaron las más numerosas
La reforma educativa, presente en marchas por el 2 de octubre
De los corresponsales
 
Periódico La Jornada
Jueves 3 de octubre de 2013, p. 6
 
Más de 15 mil personas marcharon este miércoles en Zacatecas, unas 5 mil en Campeche y cientos en otras 13 entidades, como parte de movilizaciones magisteriales en repudio a la reforma educativa y para conmemorar el 45 aniversario de la matanza estudiantil del 2 de octubre.
 
Maestros, trabajadores y estudiantes se manifestaron desde dos puntos de la capital de Zacatecas; un contingente partió de la avenida Ramón López Velarde, frente a la Escuela de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Zacatecas, y el otro del Monumento al Ferrocarril, sobre la avenida General Jesús González Ortega. Ambos grupos se unieron al cabo de dos horas de marcha, y se concentraron en la plaza de armas, frente al palacio de gobierno y la sede del Poder Judicial del estado.

Unos 800 estudiantes y maestros de la Normal Rural Matías Ramos Santos, del municipio de Loreto, pretendieron unirse a la movilización, pero decenas de policías estatales, ministeriales y antimotines impidieron el paso a 17 autobuses en que se trasladaban a la altura de la caseta de peaje Osiris. Ante amenazas de maestros de radicalizar la protesta, se les permitió llegar a la plaza de armas.

Los manifestantes se retiraron alrededor de las 3 de la tarde y a continuación bloquearon durante cuatro horas las tiendas Soriana, Walmart y Coppel, ubicadas en la zona conurbada entre los municipios de Zacatecas y Guadalupe.

En la capital de Campeche, más de 5 mil personas, entre profesores, campesinos, padres de familia y simpatizantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), marcharon contra las reformas educativa, hacendaria y energética, además de recordar la matanza del 2 de octubre. Por la tarde, docentes bloquearon parcialmente la avenida Maestros Campechanos, una de las principales vías de acceso a dicha ciudad.
 
Por otra parte, en diferentes ciudades de Chiapas –entre ellas San Cristóbal de Las Casas, Frontera Comalapa, Tapachula y Pueblo Nuevo– hubo manifestaciones; la más numerosa se realizó en Tuxtla Gutiérrez, donde maestros mantuvieron por tercer día consecutivo la toma de la Terminal de Almacenamiento y Reparto de Petróleos Mexicanos (Pemex), que surte combustible a gasolineras de la región centro de la entidad.
 
‘‘Somos decenas de miles los que luchamos, no sólo maestros sino padres de familia, médicos, enfermeras, estudiantes e integrantes de organizaciones’’, afirmó Pedro Gómez Bahamaca, secretario de Trabajo y Conflictos de la sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
 
Por lo que hace a Michoacán, casi mil moradores de las Casas del Estudiante, activistas sociales y normalistas de Tiripetío marcharon en Morelia. Los normalistas tomaron casetas de peaje en las autopistas México-Guadalajara y Pátzcuaro-Lázaro Cárdenas, junto con maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
 
También hubo protestas que implicaron tomas de casetas en los estados de Aguascalientes, Colima y Jalisco, así como movilizaciones en San Luis Potosí, Guerrero, Guanajuato, Sinaloa, estado de México, Nayarit, Tlaxcala y Chihuahua.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor