lunes, 30 de septiembre de 2013

Padres de familia toman casi 100 escuelas del DF en rechazo a la reforma educativa

 
Consideran que los cambios constitucionales afectan a profesores y a la sociedad
Progenitores de las delegaciones Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta organizaron una marcha
 
Foto
             
Padres de familia, maestros y alumnos de las delegaciones Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta marcharon en rechazo a las modificaciones constitucionales en materia educativaFoto María Meléndrez Parada
Karina Avilés
 
Periódico La Jornada
Lunes 30 de septiembre de 2013, p. 14
 
Por primera vez, miles de padres de familia de las delegaciones Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta alzaron la voz en contra de la reforma educativa, por lo que han tomado alrededor de un centenar de escuelas en la capital del país.
 
Los tutores concluyeron la movilización con un llamado a tomar un mayor número de planteles al argumentar que las nuevas normas no sólo afectan a los profesores, sino a la sociedad en su conjunto.
Padres, niños y maestros marcharon juntos desde el centro de Tláhuac hasta el antiguo edificio delegacional de Xochimilco. Tardaron casi cinco horas, desde las 9.30 de la mañana hasta cerca de las 2 de la tarde.
 
Primero pasaron por el lugar alrededor de los tules, Tulyehualco; llegaron al bosque de San Luis Tlaxialtemalco y caminaron rumbo a San Gregorio –donde se unieron otros miles de inconformes– para llegar a su destino.
 
Los padres dijeron que convocaron a esta movilización porque están enojados y preocupados. Expresaron que con las reglas establecidas en las modificaciones a los artículos 3 y 73 de la Constitución se institucionalizará que sean ellos quienes deban costear los gastos de la escuela pública.
 
Así comenzó este movimiento de padres de familia. Del lunes pasado a la fecha el saldo es el siguiente: casi 100 escuelas tomadas, otras más en proceso de cierre y cerca de 5 mil alumnos sin clases, resumió el maestro Joaquín, de la escuela Plan Sexenal, en Milpa Alta.
 
En un ambiente festivo, los paterfamilias hicieron pancartas, cartulinas contra las nuevas normas y gritaron consignas: ¡educación gratuita, lo que el pueblo necesita!, “¡educación primero, al hijo del obrero!, ¡el pueblo unido, jamás será vencido!, y ¡país petrolero y el pueblo sin dinero!
 
El líder del magisterio disidente en la ciudad de México, Francisco Bravo, expresó que los padres leen que hay un atentado contra la educación pública y que existe un peligro en relación a la gratuidad.
 
Sobre los descuentos a más de 32 mil trabajadores capitalinos por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP), insistió en que esto es un alarde de autoritarismo, de intimidación porque en el Distrito Federal desde siempre nos han descontado, no hay paro que se nos condone, pero ahora cobra otra dimensión porque es en el marco de la protesta nacional.
 
Carolina Miranda, madre de un alumno que asiste a la primaria Epifanio Jiménez Ávila, pidió al gobierno dar la cara y asegurarles que ellos no tendrán que pagar la luz, el agua, el teléfono, el predial y los materiales escolares. La autoridad no lo hace porque sabe que se trata de una reforma disfrazada con palabras bonitas, cuyo significado real es la privatización de la enseñanza.
 
Vanesa Suárez tiene dos niños. El más grande, de ocho, asiste a la primaria Enrique C. Rebsamen, donde no hay labores desde hace una semana. Expresó que el gobierno de Enrique Peña Nieto no puede afirmar que la educación es gratuita, pese a que es un derecho constitucional, así como el carácter laico y obligatorio. La gratuidad no la vemos por ningún lado, enfatizó.
 
 
Larga marcha que sumó miles de Tláhuac a Xochimilco
Cerramos los planteles para asegurar la educación de generaciones futuras
Arturo Cano
 
Periódico La Jornada
Lunes 30 de septiembre de 2013, p. 14
 
¿Y ahora, los padres de familia cerrando escuelas contra la reforma educativa que los salvaría de los maestros impreparados y flojos? Pues sí. Al menos desde el jueves 19 de agosto, asambleas de padres de familia en escuelas de tres delegaciones del sur del Distrito Federal están cerrando escuelas en rechazo a la reforma del Pacto por México.
 
Ayer marcharon de Tláhuac a Xochimilico. Larga marcha que empezó con 20 personas y fue sumando gente de los pueblos hasta sumar varios miles que llegaron al antiguo edificio delegacional, justo cuando comenzaban las sesiones de danzón dominical.

Mientras los pachucotes de sombrero de pluma tiraban estilo, Lucio Guerrero, representante de los padres de Xochimilco, tomó la palabra y habló de amenazas de funcionarios menores que les exigen reabrir los planteles: “No somos acarreados de la CNTE. Somos padres de familia que estamos enseñando a nuestros hijos a defender sus escuelas públicas.

Estamos cerrando las escuelas porque peleamos para que generaciones enteras no se queden sin educación, añadió el representante de Milpa Alta, Hugo Ramos Pérez. Acuérdense de Teléfonos de México, completó Cristina González, a nombre de las madres de Tláhuac.

Las voces de 1989 volvieron a las calles. Aquel año, miles de padres y alumnos se sumaron a las protestas magisteriales. Ayer, los gritos y los carteles decían que al menos en el sur de la capital del país la orden de Televisa a sus redactores (no mencionar las palabras maestros ni profesores, sino sólo decir los integrantes de la CNTE) no ha logrado su cometido.

Lo gritan las mantas y carteles garabateados a mano. Por mis hijos, yo también estoy con los maestros, se leyó en uno. Otro imitaba los letreros católicos: En esta casa defendemos la escuela pública. Uno más era la pequeña etiqueta que enfocaba baterías: Chuayffet, enemigo de los maestros.

Francisco Bravo, secretario general de la sección 9 (democrática) del SNTE, se armó con dos megáfonos para decir: Le estamos tirando una mentira más al gobierno, porque aquí los padres son los que encabezan la lucha.

¿Cómo llegaron a este punto?

Todo comenzó, dice el profesor Odón Rabadán, en San Francisco Tlaltenco. El miércoles 25 nos encontramos con la sorpresa de que los padres habían tomado las escuelas. Con otros compañeros hicimos un pequeño censo y encontramos que el viernes pasado los padres ya tenían tomadas 26 de las 82 escuelas de Tláhuac.
 
La víspera, maestros de Oaxaca habían asistido a una asamblea de padres y habían explicado los alcances de la llamada autogestión escolar, que la CNTE traduce como fórmula para cargar a los bolsillos de los padres el mantenimiento de las escuelas.
 
En San Gregorio y Santa Cruz Acalpixca, ambos pueblos de Xochimilco, el terreno era fértil, pues desde hace mes y medio los pobladores sostienen una batalla contra la delegación, por la introducción de una red hidráulica que los vecinos consideran destinada a dejarlos sin agua.
 
En San Gregorio siempre ha habido muchos maestros. Es gente con un fuerte espíritu comunitario y con buen nivel educativo. Es decir, que están al tanto de los alcances de la reforma, dice la maestra Rosita Miranda.
 
En ese pueblo de Xochimilco las escuelas están cerradas, por los padres, desde el jueves 19 de septiembre.
 
Si hace años paramos un club de golf, que no paremos unas escuelas, dijeron los padres de Santa Cecilia Tepetlapa. Ahí los maestros se mostraron temerosos. Si no le entran, los vamos a evaluar nosotros, dijeron los padres.
 
En la secundaria 107, de Xochimilco, un pequeño grupo de padres intentó abrir la escuela. Lo cuenta la señora María Esther Romero: “Insultaron a las señoras que estábamos ahí. Luego trajeron a la directora y la obligaron a abrir. Pero cuando les dijeron a los niños que entraran, ninguno quiso hacerlo. Uno de esos padres incluso jaloneó a su hija, y la niña se puso a llorar mientras decía: ‘No, papá, yo quiero apoyar a mis maestros’”.
 
Frente a la sede delegacional de Xochimilco se informaba ayer que la asamblea general de la demarcación será este lunes, en ese mismo sitio, a las siete de la noche. Lo machacaba una señora cuya hija cargaba un cartel que, a la manera de monografía escolar decía: México es un país donde el pobre es más pobre, el rico más rico, el maestro delincuente y un burro presidente.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor