miércoles, 25 de septiembre de 2013

MAESTROS CERCAN SAN LÁZARO.

El cerco evitó aprobar ahí las leyes secundarias de la reforma educativa
Miles de maestros impiden que diputados sesionen en San Lázaro
Los legisladores trasladaron el inicio de los trabajos al Senado y de ahí se fueron al Centro Banamex
 
Foto
             
Mitin de profesores disidentes durante el plantón frente al Palacio LegislativoFoto Francisco Olvera
Laura Poy y Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 3
 
Miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) cercaron la Cámara de Diputados en rechazo a la aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa, e impidieron que el periodo extraordinario de sesiones del Congreso se instalara en esa sede, lo que obligó a los legisladores a trasladar el inicio de los trabajos al Senado y de ahí continuar el proceso parlamentario de los diputados en el Centro Banamex.
 
El bloqueo –que incluyó el perímetro del Palacio de Justicia Federal e instalaciones vecinas de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina– comenzó desde las 4 de la madrugada de este miércoles en una ‘‘operación hormiga’’ del Zócalo a San Lázaro, y concentró a lo largo de la jornada entre 15 mil y 20 mil docentes inconformes de Oaxaca, Michoacán, Distrito Federal, estado de México, Veracruz, Morelos, Chiapas, Guerrero y Puebla, entre otros estados.
 
En una acción coordinada, con la que por primera vez en los años recientes una protesta social logró impedir la instalación de una sesión extraordinaria del Congreso, los mentores disidentes acordaron mantener campamentos tanto en la Plaza de la Constitución como en la sede parlamentaria, luego de rechazar la propuesta de los diputados de liberar las instalaciones a cambio de no discutir la iniciativa de Ley del Servicio Profesional Docente, que normaría la recién aprobada reforma educativa.
 
Los integrantes de la disidencia presentaron una contrapropuesta para desechar los tres dictámenes, es decir, la ya mencionada, la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y la reforma a la Ley General de Educación, pues demandaron la convocatoria a una consulta nacional para una legislación consensuada.
 
A las 4 de la madrugada, en los alrededores de San Lázaro ya se encontraban unos mil 500 profesores. Poco a poco fueron llegando pequeños grupos de 5, 10 y hasta 20 mentores, y parecía imposible que pudieran construir un cinturón humano que impidiera el ingreso no sólo de los legisladores, sino de todo el personal administrativo, de apoyo y de asesoría.
 
Adentro de San Lázaro sólo se veían de vez en cuando algunos contingentes de la Policía Federal. Pero en la esquina de Congreso de la Unión y la calle Sidar y Rovirosa estaba medio centenar de elementos de seguridad, que al paso de las horas quedó también cercado por los miles de inconformes.
 
Los que rompieron un poco ese flujo ‘‘por goteo’’ fueron los maestros de Michoacán, quienes después de las 9 de la mañana arribaron en diez camiones para concentrarse en la parte sur del cerco. Algunos diputados, en su afán por ingresar a la Cámara, incluso enviaban a sus choferes para tratar de mediar con los mentores su posible acceso, lo que era negado.
 
Igual experiencia, pero sin chofer, vivieron secretarias, asesores, asistentes y personal de apoyo, entre otros, quienes debieron volver sobre sus pasos.
 
El ‘‘traslado hormiga’’ comenzó desde el Zócalo a través de las calles que van al poniente, como Moneda y Corregidora, aunque un contingente de la sección 9 del Distrito Federal partió de 20 de Noviembre, dobló en Fray Servando y enfiló hasta avenida Congreso de la Unión, donde a las 11 horas se sumó a los que ya eran miles de manifestantes.
 
En la Plaza de la Constitución sólo se habían quedado los laberintos de lonas y tiendas de campaña, los anafres con corundas michoacanas y tlayudas oaxaqueñas, las ollas de café y una retaguardia de 20 por ciento del magisterio disidente.
 
Poco antes de las 11 de la mañana, Juan José Ortega Madrigal, líder de la sección 18 de Michoacán, confirmaba todo lo anterior. ‘‘Es una acción sin precedentes, no ha logrado ingresar ningún diputado, no se instalará la sesión extraordinaria. El presidente Enrique Peña Nieto debería tener un gesto de humildad y congruencia y no intentar imponer una reforma educativa que es rechazada por los maestros’’.
 
En ese tono se dieron las declaraciones y participaciones en el mitin y las diversas microasambleas realizadas luego de la reunión en un hotel cercano a San Lázaro, entre la dirigencia de la CNTE e integrantes de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados.
 
Pese a que los legisladores abrieron un receso para que los líderes de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez Ginés; Francisco Bravo, de la sección 9, y el propio Ortega Madrigal consultaran con las bases magisteriales la propuesta ya citada, la respuesta fue contundente: la instalación de decenas de casas de campaña y lonas a todo lo largo del cerco, que incluía las avenidas Eduardo Molina, Emiliano Zapata, Congreso de la Unión, Cecilio Robelo e Ignacio Zaragoza.
 
Mientras los legisladores acordaban la instalación del periodo extraordinario en la Cámara de Senadores, como sede alterna, en las mencionadas calles se realizaba una réplica de los campamentos del Zócalo.
 
Mientras algunos maestros y maestras comían y otros realizaban nuevas mantas, dormían, leían o bordaban, unos más platicaban, recorrían el cerco o, como un grupo de jóvenes dentro de una enorme tienda, simplemente echaban relajo. Entre los nuevos carteles se leían consignas como: ‘‘Congreso, no tienes palabra, traicionas a tu pueblo’’.
 
Hasta el cierre de esta edición, la dirección política de la CNTE se encontraba reunida en asamblea nacional representativa en las instalaciones de la sección 9 del Distrito Federal, atentos a las decisiones de los diputados en el Centro Banamex.


Diputados ofrecían sacarla de la discusión si se reiraba el ‘‘sitio’’
La Ley del Servicio Docente, moneda de cambio rechazada
Enrique Méndez y Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 5
 
Tras perder por primera vez el control de su sede, presionados por el magisterio disidente, los diputados federales ofrecieron ceder y retirar de la discusión de la primera sesión del periodo extraordinario el dictamen de reforma a la Ley del Servicio Profesional Docente. La promesa se diluyó por el rechazo tajante de los profesores al proyecto del presidente Enrique Peña Nieto para la evaluación obligatoria.
 
Los mentores exigieron a los diputados echar atrás todo el paquete de leyes secundarias, a cambio de retirar el bloqueo que tendieron al Palacio Legislativo. Los diputados, sorprendidos y presionados por la movilización magisterial, convocaron a los dirigentes de las secciones 9, 22 y 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a solucionar el ‘‘sitio’’, como lo definió Manlio Fabio Beltrones (PRI).

Reunidos en el hotel Holiday Inn Dalí –sobre Viaducto Miguel Alemán–, los coordinadores de PRI, PAN y PRD, Beltrones, Luis Villarreal y Silvano Aureoles, respectivamente, exhibieron ante los profesores la versión electrónica de la Gaceta Parlamentaria, en la que ya no existía en la agenda del orden del día el dictamen de marras.

Mientras, el Palacio Legislativo de San Lázaro permanecía desolado: los más de 3 mil trabajadores de la Cámara fueron notificados para no presentarse a laborar. Los diputados se concentraron en distintos hoteles y restaurantes cercanos.

Los panistas optaron por permanecer en el Camino Real del aeropuerto; los legisladores del sol azteca en un Sanborn’s y en un viejo cine de la delegación Venustiano Carranza, y los priístas en el hotel Riazor, el mismo que utilizaron en 1997 después de que el denominado G-4 (PAN, PRD, PT y Verde) le quitó al partido tricolor el control de la Cámara por primera vez en la historia.

Al mediodía, los coordinadores de PRI, PAN y PRD acudieron al Holiday Inn, al que no convocaron al resto de las fuerzas políticas. Por la CNTE participaron el secretario de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez Ginés; el secretario general de la sección 9 del Distrito Federal, Francisco Bravo; el secretario de la sección 18 de Michoacán, Juan José Ortega, y otros 11 representantes del magisterio.
 
Los diputados pusieron sobre la mesa de negociación el retiro del dictamen que modifica la Ley del Servicio Profesional Docente. Los maestros alegaron que no conocían la agenda.

Tanto Manlio Fabio Beltrones como Villarreal les indicaron que en el mini iPad que uno de los profesores llevaba en la mano se podía consultar la versión electrónica de la Gaceta Parlamentaria. Una vez revisado el órgano de difusión de la Cámara, el PRI planteó que, retirado el dictamen, los maestros tenían que dar una muestra de apertura al diálogo, retirarse de las calles que circundan al Palacio Legislativo o, al menos, permitir el acceso a diputados, reporteros y personal.

Beltrones Rivera explicó en entrevista que sólo si se retiraba el bloqueo, los diputados podrían mantener su palabra de dejar fuera el dictamen porque, explicó, éste aún no tiene un amplio consenso, para incluirlo en otro eventual periodo extraordinario o ya durante el ordinario.

Pero, acotó el legislador sonorense, de permanecer el bloqueo magisterial y tener que llevar la sesión a una sede alterna, algunos diputados podrían demandar que se aprobara ayer mismo. ‘‘El pleno es soberano, es el que decide y no permite presiones ni chantajes’’, atajó. Entonces los maestros pidieron tres horas para ‘‘consultar con las bases’’. Casi a las dos de la tarde, concluido el encuentro, los coordinadores se retiraron a las reuniones con sus respectivos grupos.

Terminado el plazo, y ante la negativa de los maestros, los diputados priístas se dirigieron en caravana –a la que policías le abrieron paso por Viaducto Miguel Alemán e Insurgentes– al Senado para la sesión de Congreso General, a la que citaron al Partido de la Revolución Democrática ‘‘de última hora’’, pero al sentirse agraviados los legisladores del sol azteca decidieron permanecer en el cine de la delegación Venustiano Carranza y no presentarse a la sede alterna.

De esta forma, los diputados que fueron orillados a sesionar fuera del recinto parlamentario cambiaron de su posición de ceder a la de imponer el paquete legislativo secundario a la reforma a los artículos tercero y 73 de la Constitución.


Fue un acuerdo del pacto: Zambrano
No se preveía discutir las 3 leyes secundarias
Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 5
 
La cúpula del Pacto por México acordó el martes por la noche que no hay condiciones para que en el actual periodo extraordinario de sesiones se pudieran discutir las tres leyes secundarias en materia de educación, por lo cual la Ley del Servicio Profesional Docente salió de la agenda legislativa.
 
Jesús Zambrano, presidente en turno del consejo rector de ese mecanismo de concertación y dirigente nacional del PRD, manifestó ayer en entrevista que, junto con sus homólogos del PRI, César Camacho Quiroz; del PAN, Gustavo Madero, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, acordaron buscar los consensos, acuerdos y entendimientos necesarios para concretarlo.

Como parte del esquema acordado, buscarán reunirse en las próximas horas con los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), independientemente de que él (Zambrano) se encontró anteayer con los maestros.

Con ellos se comprometió a impulsar medidas que ayuden a distender la problemática suscitada por la aprobación, en la Comisión de Educación Pública de la Cámara de Diputados, de las tres leyes reglamentarias a la reforma educativa.

‘‘Celebro que haya habido eco del gobierno federal, el PRI y el PAN’’, sostuvo Zambrano, quien, además, rechazó lo que Osorio Chong les dijo a los senadores perredistas de que esas normas fueron avaladas por los dirigentes partidistas en el seno del Pacto por México.
 
‘‘El PRD no había suscrito, hasta hace apenas unos días, más que la Ley para el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. En las otras dos, la que tiene que ver con la creación del Servicio Profesional Docente y las reformas a la Ley General de Educación, el partido no había participado del consenso’’, precisó el dirigente.

Declinó responder si el secretario de Gobernación faltó a la verdad o que sus dichos fueron para desestabilizar. ‘‘No, cada quien dijo lo que dijo y es responsable de ello’’, acotó.

A los senadores del sol azteca les pidió que ‘‘no anden viendo espantos donde no hay’’, y les reprochó que no hubieran tomado el teléfono para preguntarle ‘‘si era cierto que estábamos suscribiendo las otras reformas; hubiera quedado muy claro que no’’, insistió.

Tan es así, justificó Zambrano, ‘‘que anteanoche los diputados del PRD se pararon de la mesa de la Comisión de Educación porque el PRI y el PAN impusieron un dictamen por su propia cuenta’’








 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor