jueves, 16 de mayo de 2013

Los indignados profesores mexicanos.


Luis Hernández Montalvo

La historia parece repetirse. Entre 1957-1958; los profesores de educación básica del Distrito Federal protagonizaron una de las más grandes epopeyas sindicales del siglo XX.

El Movimiento Revolucionario del Magisterio que fue capaz de construir uno de los liderazgos más firmes y sólidos del sindicalismo mexicano; de sobrada solvencia moral y ética frente a los liderazgos corrompidos del SNTE, en la persona del maestro guerrerense Othón Salazar Ramírez, es solo una referencia de nuestra historia reciente, de lo que son capaces de hacer los profesores mexicanos en circunstancias adversas y a contracorriente.

El día 9 de mayo de 1958; el extra del periódico Citlalli: La Voz del Maestro de Banquillo”, cabeceaba su nota principal de la siguiente manera “LA SEP TIENE ÉXITO: EL CONFLICTO SE EXTIENDE”. De entonces a la fecha, han transcurrido 55 años.

El tono amenazante de los discursos del Presidente de la República primero y del Secretario de Educación Pública posteriormente, fueron creando un ambiente de incertidumbre alimentado por la Reforma Laboral y por las reformas propuestas a los artículos 3º. Y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La reacción de las organizaciones gremiales no se hizo esperar. La recién nombrada Presidenta del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública del SNTE; la señora Elba Esther Gordillo; aprovechando su relativa autonomía del Partido Revolucionario Institucional PRI quiso intimidar al Gobierno de Enrique Peña Nieto. Por un lado, diseñó y distribuyó entre los maestros y padres de familia una profusa propaganda –impresa y en los medios electrónicos- en donde hacía coincidir los propósitos de los líderes del Sindicato con los del gobierno de la República; pero a la vez, convocó al magisterio a una Jornada de Resistencia “en defensa de la Escuela Pública”.

La nueva táctica de los líderes del SNTE de “resistir y apoyar”; buscaba llamar la atención del Presidente para pactar la legitimación de la nueva política educativa sexenal, -desde la representación formal del sindicato y a nombre del magisterio nacional-; tal como había ocurrido en los últimos 66 años de existencia  corporativa del SNTE.

Los enemigos de la Presidenta del SNTE también ejercieron presión con el Presidente y el 24 de febrero, era tomada presa y encarcelada en el reclusorio de Santa Martha Acatitla. No importaron ni su condición de mujer enferma, su avanzada edad y sus achaques. Nada detuvo a sus enemigos que de inmediato pasaron a controlar la vieja y antidemocrática estructura burocrática del SNTE, designando al señor Juan Díaz de la Torre como nuevo Presidente del Sindicato. La Secretaría de Gobernación elegía “democráticamente” a la dirección sindical sexenal.

Los ladrones amplificaron sus voces en los medios de comunicación que informaron de la ruta de las cuotas de los trabajadores del SNTE. Los amigos de la maestra guardaron un silencio cómplice y hasta su familia se deslindó de los negocios de la lideresa en desgracia.

Los diputados de la Comisión de Educación y Asuntos Educativos; muchos de ellos amigos personales de Elba Esther Gordillo, ahora recibían al Secretario de Educación Pública con entonación zalamera “Señor Emilio Chuayffet  Chemor, usted no asiste a una comparecencia a esta soberanía, usted viene a su casa, esta es su casa, como diputado y senador que ha sido”. Nunca había escuchado tanta abyección de los Diputados, de subordinación y lambisconería. Después de su comparecencia, el señor secretario ha guardado silencio, sus declaraciones a la prensa y a los medios guardan un bajo perfil. Lamentablemente, el mal ya estaba hecho.

Diputados y Senadores de la República, líderes de los partidos políticos y hasta los gobernadores que se beneficiaron de su apoyo –en dinero y en especie con la movilización de los trabajadores en plena campaña electoral para escalar el poder, se sometieron al Presidente en turno, no veo ni escucho ninguna voz de dignidad en torno al SNTE y a su Presidenta.

Los asesores del gobierno se han equivocado en sus cálculos. En el estado de Guerrero ha surgido un movimiento social con maestros y ciudadanos  indignados, que no abandonan su lucha a pesar de las
amenazas del gobernador y de la “opinión pública organizada en la sociedad civil”. En Michoacán, Chiapas y Oaxaca los maestros levantan sus viejas banderas y convocan a los maestros de todo el país a manifestarse este 15 de Mayo Día del Maestro.

Los líderes seccionales son abucheados en los actos conmemorativos, el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE silenciado e inmovilizado, es incapaz de contener la justa indignación de los maestros y desde Baja California, hasta Yucatán, los maestros dejan su pasividad y caminan solidarios en un interés que se perfila como afectación común, como respuesta común al margen de las tutelas clientelares de los diversos liderazgos sindicales, tanto en el SNTE, como en  los sindicatos independientes y estatales.

Es la dignidad que viene de la historia del profesor de banquillo desde antes de la Revolución Mexicana. Aquí está la vieja guardia de la Escuela Rural Mexicana, aquí está el espíritu de los mártires de la Guerra Cristera, con su saldo de maestros asesinados, cercenados, desorejados, de maestras mutiladas y arrastradas por las bestias, por las turbas ignorantes de caciques y clérigos dogmatizados y de una Iglesia contraria a los principios del laicismo en educación, que no olvida su pasado inmediato, que lleva a los altares a los verdugos de tantos hombres y mujeres sufrientes en defensa de la Escuela Pública;  aquí vienen caminando dos siglos de resistencia docente, de indignación contenida, pero nunca silenciada.  Hoy como hace 55 años podemos decir: LA SEP TIENE ÉXITO: EL CONFLICTO SE EXTIENDE (13-05-2013)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor