lunes, 11 de febrero de 2013

Maestros jubilados exigen atención y comprensión del ISSSTE


       
  • Los medicamentos que nos ofrecen nos los sabemos de memoria: Salvador Báez Galnarez
  • Gobiernos manifiestan ver como una prioridad la salud, deben cumplirlo
 
“ISSSTE, exigimos entiendas y atiendas nuestros derechos, mejor atención médica y sobre todo 90 días de aguinaldo… ISSSTE, yo dependo de ti, no violes mis derechos negándome la expedición de mis talones de cheques”.
Éstos fueron los mensajes que se leían en las mantas que colgaron los integrantes del Frente Derecho y Lucha de Jubilados y Pensionados de Aguascalientes (FDLJPA), en la manifestación que realizaron el día de ayer, ante las instalaciones de la delegación de esta institución, lugar en el que aprovecharon para mostrar su inconformidad ante las autoridades de la misma.

Salvador Báez Galnarez, representante del FDLJPA, levantó la voz y manifestó que son muchos los discursos en los que las autoridades gubernamentales han señalado que una de sus prioridades es el otorgamiento de los servicios de salud a la ciudadanía, pero en los hechos no es así, lo cual se demuestra con la compleja situación que están viviendo no sólo los maestros jubilados, sino todos los adultos mayores que son derechohabientes de este instituto de salud.

“Las citas son muy retiradas, pero también hay deficiencias en cuanto a los medicamentos… los que nos van a dar ya nos los sabemos de memoria… qué nos van a dar, pues naproxeno o metronidazol y paracetamol”, pero sostuvo que los medicamentos que requieren las personas de edad avanzada son especiales, y si no se los proporciona la institución de la que son derechohabientes, tienen que financiarlos ellos mismos, lo cual se torna muy difícil para este sector.

Los integrantes del FDLJPA tienen padecimientos de salud graves, entre los que se encuentra la diabetes, pero debe tomarse en cuenta que de esta enfermedad se derivan muchas otras, las cuales requieren una atención digna, pero sobre todo especializada, “por esto se debe de pensar, si una cita normal tarda un mes, cuánto es lo que se debe de esperar para ver a un especialista… un año o más”, de modo que la persona puede inclusive llegar a morir y la atención nunca se le brindó.

Para dar cuenta de que han existido situaciones complejas para los maestros jubilados, basta escuchar un par de testimonios, como el de María Herrera Ávila, a quien por llegar tres minutos tarde, el médico le negó el servicio, a pesar de que presentaba una problemática de quistes en la matriz y requería una operación urgente, “llevaba el resultado de un ultrasonido… nunca me hicieron caso y mejor nos fuimos”, de modo que esta persona optó por acudir a recibir la atención con un médico particular.

Otro problema fue el de Lourdes Reyes Cabrera, víctima de divertículos, quien acudió a solicitar los servicios del especialista, pero su atención se prolongó siete meses, y una vez que la intervinieron quirúrgicamente, el seguimiento a su caso se ha dado en lapsos de seis meses y hasta un año, “nosotros estamos optando por el médico particular, pero nos sacan los 800 o los 900 pesos… deje de eso, los paga uno con tal de que nos atiendan, pero no es justo”, por lo que esta derechohabiente exige que los tiempo de atención se acorten.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor