sábado, 25 de agosto de 2012

Lucha por una educación emancipadora.


Pedro Hernández Morales*
En los pasados 25 años el gobierno mexicano ha intentado imponer políticas neoliberales en materia educativa que tienen el propósito de formar un nuevo tipo de individuo, un sujeto colonizado que promueva la idea de que lo privado y lo individual son mejor que lo público y lo colectivo. Con la instrumentación de las reformas educativas se persigue eliminar la autonomía educativa, debilitar el apoyo popular a los maestros y minar la solidaridad social.
La naturaleza de la reforma educativa promovida por la SEP en su enfoque pedagógico, el carácter y alcance de sus programas y las decisiones fallidas, como la evaluación universal a los docentes, conducen a la precariedad del aprendizaje, a prescindir de profesores con formación y experiencia docente y refuerzan el ataque de la derecha empresarial y la mafia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) contra la educación pública y los maestros.
Estas políticas han sido frenadas por la acción de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), la cual surgió hace tres décadas, producto de la inconformidad existente en el magisterio nacional ante la precaria situación económica y laboral, y la antidemocracia en el SNTE; en 1979 contra el cacicazgo de Jonguitud y desde 1989 contra la mafia de Elba Esther Gordillo.
La coordinadora se fijo como estrategia de lucha la democratización del sindicato; por ello, promueve la discusión y la toma de decisiones desde los centros de trabajo y las asambleas regionales, estatales y nacionales; construye instancias representativas fuera de los estatutos verticales del SNTE y lucha por ganar la representación sindical de los trabajadores en la estructura estatuaria. Asismismo, lucha por democratizar la educación para lograrlo fomenta la crítica y el análisis de las políticas gubernamentales, así como la elaboración de alternativas educativas. También lucha por democratizar el país participando en la más amplia convergencia con otros sectores de trabajadores y en lo cotidiano contra los estragos de la explotación y la antidemocracia.
El movimiento magisterial desarrolla la crítica de la educación y cultura oficiales y, al mismo tiempo, impulsa una nueva educación como germen de una formación emancipadora; desde esta perspectiva la situación de la crisis educativa no puede ser comprendida si no es considerada como un problema político, económico, social y una acción sistemática de los gobiernos neoliberales por su debilitamiento. La CNTE ha resistido estas políticas con dignidad, inteligencia y perseverancia, ha impedido una mayor devastación de la educación pública y el sometimiento cultural; a la par, construye un camino pedagógico propio al lado de estudiantes, padres y movimientos sociales democráticos.
Para lograr la igualdad en el acceso, la permanencia y el egreso escolar de niños y jóvenes, la CNTE lucha por mayor presupuesto, por materiales educativos, apoyos económicos y asistenciales, como desayunos y transportes escolares, becas y despensas alimenticias, útiles y uniformes, por mobiliario, construcción y mantenimiento de edificios escolares, y por crear centros de desarrollo infantil, social, cultural y ocupacional, internados, albergues escolares, centros culturales y recreativos, casa de estudiantes y bibliotecas.
La CNTE se fortalece como un espacio de resistencia y lucha en el cual se construyen saberes vinculados a su experiencia sumadas a las de otros movimientos sociales; toma en sus manos la formación de sus miembros y la educación de los hijos de las familias que acuden a las escuelas públicas; consolida su autonomía frente al Estado, los grupos financieros, los partidos políticos y las iglesias y acrecienta su capacidad crítica a la par de los intelectuales comprometidos y el saber académico.
Las escuelas donde trabajan los miembros de la CNTE desarrollan la conciencia crítica del estudiante con prácticas pedagógicas que llevan a la reflexión y adquisición de una visión del mundo amplia y diferenciada del discurso oficial, tienen a la comunidad como punto de partida y de llegada de la acción educadora; donde todos los espacios, todas las acciones, y todas las personas, son espacio-tiempos y sujetos pedagógicos, donde se construyen un tipo de clima y relaciones sociales solidarias.
Los proyectos de educación alternativa avanzan y se consolidan en Oaxaca, Michoacán, Guerrero y en otras entidades donde la CNTE tiene presencia. La sección 9 democrática ha desarrollado jornadas pedagógicas en el Zócalo de la ciudad de México con una amplia participación social. En octubre próximo se realizarán congresos estatales de educación y cultura en Michoacán y Guerrero, producto de la pasada jornada de lucha, en la búsqueda de una educación emancipadora.
Los maestros de la CNTE luchan en las calles y en las aulas, encuentran en los padres de sus alumnos a sus mejores aliados porque se comprometen con la educación de sus hijos. A lo largo y ancho del país han construido alternativas educativas que van creando otros paradigmas en la mejor tradición pedagógica mexicana. Defienden sus derechos creando escuela en las comunidades donde trabajan, son los maestros que caminan y guían, que enseñan y aprenden, que ponen una sonrisa en el corazón y en el rostro de sus alumnos, son los maestros que día a día se hacen maestros.
*Secretario de Organización. Sección 9 SNTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor