miércoles, 1 de agosto de 2012

Denuncian coyotaje en oficinas y entre los empleados del Infonavit

Dos jurisprudencias de la SCJN dieron pie a la reforma de la ley de ese instituto, la cual obliga a la devolución de los recursos en 10 días hábiles improrrogables, señala Augusto A. Barajas
Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Miércoles 1º de agosto de 2012, p. 39
Hay coyotaje para la recuperación de los fondos de la subcuenta de vivienda del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), atrasos hasta de cuatro o cinco meses en la entrega de los recursos, burocracia, casos de corrupción, y sobre todo incumplimiento en los plazos establecidos en la reforma a la ley del instituto para la devolución de estos recursos que pertenecen a los ex trabajadores.
Cientos de personas que se desistieron de sus demandas contra el Infonavit o que ganaron juicios de amparo a este instituto, para que les devuelvan su dinero de la subcuenta de vivienda, llevan cuatro, cinco meses o más, esperando que les entreguen estos recursos, cuando por ley se los debieron haber entregado en 10 días hábiles.
El Infonavit no ha entregado nada a ex trabajadores que tuvieron un largo proceso para obtener el amparo o se desistieron y firmaron desde marzo o abril de este año la solicitud de pago vía transferencia electrónica para recuperar su dinero. Siguen esperando. Incluso hay casos de personas que, habiendo completado todo su trámite, fallecieron en el transcurso del año sin ver el dinero de su subcuenta, o bien de trabajadores del organismo que piden a los solicitantes una gratificación para agilizar sus trámites.
En entrevista, el director del despacho Especialistas en Fondos de Retiro, Augusto A. Barajas Sánchez, indica que en la explanada del Infonavit campea el coyotaje –también dentro de sus oficinas–, y detalla que por el incumplimiento de plazos los funcionarios de este organismo están en desacato de criterios establecidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Barajas Sánchez muestra una larga lista de expedientes de ex trabajadores que esperan la devolución. Tan sólo un listado muestra 84 casos de personas a las que se tienen que entregar cerca de casi 9 millones de pesos. Ellos se desistieron o ya ganaron un amparo, completaron desde hace meses sus trámites y firmaron la hoja de transferencia de recursos y ahora el instituto sólo les da largas. Les dice que estén checando sus cuentas a ver cuándo les llega su dinero.
Sólo de asuntos en los que ya feneció la fecha de pago tiene un voluminoso expediente. Entre las decenas de casos que maneja está el de Ángel Villafuerte González, quien ganó el amparo 2352/2011 y firmó la solicitud de transferencia de recursos el 27 de marzo. Cuatro meses después sigue esperando sus 79 mil pesos.
Germán Salas Hernández ganó el amparo 856/2009 y a la fecha no se le ha devuelto el dinero de la subcuenta; Noé Vázquez Merchún, con número de amparo 230/2011, firmó ante el Infonavit en marzo y sigue sin recuperar 230 mil 220 pesos que le corresponden. El caso de Alejandra Melélendez y Salazar es peculiar, ya que su marido ganó el amparo 735/2011 para recuperar su subcuenta y falleció en el transcurso del año sin ver un peso de sus recursos. Ahora como beneficiaria firmó la solicitud de pago vía transferencia electrónica desde el 15 de mayo. Tampoco ha recibido su dinero.
Blas Mendoza Miranda, con el amparo 773/2010, y Antonio Moreno Quezada, con el 927/2009, firmaron en abril, al igual que Silvía Rodríguez y Fernandez, y les dijeron que en 10 días harían la transferencia; un trimestre después no llega. José Antonio Fernández, otro firmante en espera de su dinero, comentó: te hacen desistir y luego no te pagan, o lo hacen hasta que quieren, violentando toda la normatividad. Si vas a preguntar te dicen que sigas checando con su banco, a ver cuándo te llega el pago.
En su despacho explica que dos jurisprudencias de la SCJN dieron pie a la reforma de la Ley del Infonavit, la cual obliga a la devolución de los recursos de esta subcuenta en 10 días hábiles improrrogables.
Señala que se hicieron cuatro grupos para devolver los recursos: el primero es de trabajadores que se pensionan a partir de esta reforma; el segundo de los que demandaron y tienen sentencia o laudo favorable para recuperar los fondos; en el tercero están otros que demandaron, pero aún no reciben sentencia, y en el cuarto los que no obtuvieron sentencia favorable o nunca ejercieron este derecho. Indicó que la mayor parte de quienes están en estos procesos han recurrido a abogados o han iniciado por su cuenta procesos legales.
Del coyotaje señala que está a la vista de las autoridades, en las oficinas centrales del Infonavit y entre sus trabajadores, e incluso tiene casos documentados de burócratas que han pedido dinero para agilizar trámites. Sin embargo, “las autoridades parecen no ver ni a los muy visibles coyotes ni el despotismo con el que tratan a personas de la tercera edad que solicitan la entrega de su subcuenta en las ventanillas de la sede del instituto”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor