domingo, 1 de julio de 2012

¿Quién es quién en el SNTE?


Luis Hernández Montalvo



Enmarcada en un viejo pizarrón, tan viejo como la referencia a “la escuela tradicional”, con un gis y su borrador; los dirigentes formales del SNTE iniciaron una agresiva campaña anti unitaria contra los maestros agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)

De manera inédita; los líderes del SNTE utilizan los medios electrónicos y a través de spots reproducen una campaña publicitaria para descalificar a los que son diferentes, piensan y actúan diferente en el uso de formas de lucha sindical utilizados por los trabajadores del mundo del trabajo a los que no debiera renunciar el SNTE. http://www.youtube.com/watch?v=Cdun5uk-J_k

El SNTE ya no actúa como “sindicato” sino como partido político. El pizarrón, como símbolo escolar ha sido dividido; le han pintado una raya que separa a los buenos de los malos profundizando la destrucción del sindicalismo unitario como un frente amplio.

Los nuevos ideólogos del sindicato elaboraron un spot en el que cuestionan: ¿Quién es quién? EL SNTE: “Somos los maestros que estamos a favor de la evaluación universal”. LA CNTE: “Son los maestros que están en contra de la evaluación universal”. EL SNTE: “Somos los maestros que siempre estamos en el salón de clases”. LA CNTE: “Son los maestros que ves haciendo marchas”. EL SNTE: “Somos los maestros que si queremos un México mejor”. LA CNTE: “Son los maestros que quieren violentar a México” “…Qué no te confundan los maestros del SNTE siempre están en el salón de clases”.

El viejo sindicalismo autoritario, clientelar y patrimonialista; ahora se presenta como un modelo de sindicalismo responsable y en su visión maniquea, ¡Miente! El sindicalismo corporativo que heredamos del siglo XX, miente y enmascara una realidad de inmoralidad de sus líderes en el ejercicio del poder político y sindical y en las prácticas culturales que permearon todo el tejido docente y que de esa forma se condenó a los maestros a un ejercicio profesional mediocre, alejado de los avances pedagógicos de la segunda mitad del siglo XX y lo que va del siglo XXI.

Me pregunto: ¿Por qué no utilizaron un modelo de pizarrón moderno, de los que distribuyó Enciclomedia, de los pizarrones interactivos o digitales?

Creo adivinar por qué. El viejo pizarrón representa la práctica docente de un imaginario que se fue construyendo a lo largo del siglo anterior y que representa la imagen de los buenos maestros, la imagen del apostolado de la educación pública de las décadas de los años veinte y treinta del siglo pasado; en tanto que los nuevos pizarrones están ligados a la corrupción y a una realidad de atraso cultural del magisterio que no se ha superado con discursos políticos y desplantes modernizadores de la educación que no termina por llegar a las aulas y a las escuelas.

La retórica institucional es muy similar de que esgrimen los grupos de oposición al SNTE; en tanto que tienen una misma matriz cultural. Basta recorrer el territorio nacional para observar los edificios escolares –en donde trabajan los maestros del SNTE y de la CNTE- para saber que el trabajo es el mismo, en el descuido del entorno escolar, en los resultados de los múltiples exámenes y evaluaciones, en el desempeño de los maestros en las aulas; el trabajo es el mismo.

El discurso de los grupos de maestros institucionales o democráticos está ligado a la lucha política por el control de los trabajadores.

Las prácticas sindicales de unos y otros, han empobrecido el trabajo de los maestros en las aulas y las pugnas por el ejercicio del poder de unos y otros, han condenado a los maestros a la miseria salarial; con plazas de media jornada para los profesores de educación preescolar y primaria y las plazas de tiempo completo para los incondicionales que hacen trabajo sindical y ahora en la construcción de una fuerza electoral en el Partido Nueva Alianza.

¿Y los miles de maestros que sobreviven con salarios miserables con plazas de 4, 6, 10 o 12 horas semana-mes? ¿Cómo explicar la crisis del sistema de seguridad social del ISSSTE y el de los institutos estatales de seguridad con esta realidad laboral injusta e inhumana? Estos mecanismos de contratación se reproducen tanto en los espacios del SNTE como de la CNTE, sin que nadie los cuestione.

La necesidad del profesor a tener un trabajo que le permita vivir con decoro con su familia, lo ha llevado a sujetarlo a los caprichos de líderes sin escrúpulos, a la política y a la intriga; a renunciar a su condición de ciudadano para enlistarse como soldado raso de un ejército en la promoción del voto diferenciado por los candidatos del Partido Nueva Alianza en las candidaturas a las diputaciones y senadurías y por el candidato a la presidencia de la República del PRI.

Los maestros del SNTE, no están en las aulas como dice la propaganda. 27 mil 473 activistas trabajadores del SNTE, han sido movilizados como parte de un plan electoral de manipulación del voto popular para favorecer los intereses políticos de la casta burocrática del SNTE y sobre todo, de la familia de la Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE.

“Los de la CNTE están en la calle” y los del SNTE, están en este momento ubicados en las casillas electorales del país. La capacitación en el ejercicio de lo que se conoce como “mapaches electorales”, provocó que miles de maestros terminaran abruptamente su trabajo formal en las aulas desde la quincena pasada, con la complicidad de las administraciones educativas en las entidades y en complicidad abierta de las distintas redes burocráticas de directores de escuela, supervisores y demás jefes en línea ascendente para cumplir con el Plan Ágora. Los maestros del SNTE, no quieren el cambio verdadero para México, porque pone en riesgo sus interese patrimonialistas de control corporativo.

Ágora: es el Sistema digital de activismo y movilización alternativo, por el cual el SNTE busca captar 5 millones de votos en favor del candidato del PRI Enrique Peña Nieto. Dicho plan, no solo distrae a los maestros de sus aulas para hacer proselitismo político, sino que además utiliza recursos millonarios que son patrimonio común de los trabajadores de la educación y que son utilizados de manera facciosa en favor de un partido político.

Pero aclarando los términos de la propaganda del SNTE, los maestros de la CNTE, también son maestros del SNTE; como también lo son los profesores del Movimiento Democrático Nuevo Sindicalismo y los múltiples grupos y corrientes sindicales, que con otra denominación, cotizan para el SNTE.

¿Y los maestros y trabajadores de los sindicatos independientes o estatales? Todos tienen un origen cultural en el SNTE y la administración responde de manera global a las demandas de todos en la respuesta salarial al SNTE.

Corren vientos de cambio. Los maestros y los trabajadores de la educación deben buscar su lugar para limpiar y ennoblecer su trabajo, para ganar el respeto de la sociedad y el de los niños y jóvenes a los que dice servir.

El trabajo de los maestros está manchado, por sus prácticas culturales, por la propaganda política y por los intereses burocráticos del viejo sindicalismo patrimonialista. Recuerda que el pizarrón es un marco de referencia de tu trabajo, es un espejo que te hace sonrojar. En una película que cuestiona tus prácticas, en un pizarrón utilizado como propaganda electoral.    



No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor