lunes, 16 de julio de 2012

La enseñanza de la lectura y escritura según el cuaderno de notas de la profesora Carmen Álvarez (1).


Luis Hernández Montalvo


Mis estimados amigos y compañeros de educación básica. Al acomodar mis libros en el nuevo librero, me encontré un cuaderno de notas de la señorita Carmen Álvarez, que supongo, es de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El cuaderno escolar tiene en la portada los siguientes recuadros: "Miscelánea Siglo XX" Papelería, Librería, Imprenta, CALLE 3 NORTE (Ant. Cerca de Sto. Domingo) Número 414 Y 416, PUEBLA.

Especialidad en ARTÍCULOS PARA LAS ESCUELAS PRIMARIAS Y ELEMENTALES. A precios excepcionalmente BARATOS - VENTA POR MAYOR Y MENOR. En el interior de una cruz, el apellido NIETO.

En el interior del cuaderno, se pueden leer los "Apuntes de Lectura", escritos en una limpia y bien trazada caligrafía, de líneas finas y muy delgadas, con una pulcritud que solo lo lograban las plumas de manguillo.

Las primeras líneas describen una definición de la lectura: "La lectura es el arte de interpretar correctamente los signos de la escritura”.

Leer estos apuntes de lectura, seguir con la vista las bien trazadas líneas y la soltura del puño, es agradable a la vista y al espíritu. Desde que rescaté este cuaderno, en 1987, no había tenido tiempo de leerlo, ahora el periodo de vacaciones me da tiempo para hacerlo, sin la preocupación de la jornada de trabajo con mis alumnos.

Sigo leyendo: “Por signos de la escritura se entienden todas aquellas figuras que sirven para expresar gráficamente las palabras de nuestro lenguaje, los accidentes del mismo, los estados de nuestro ánimo cuando pensamos o sentimos lo que se está escribiendo, etc.

Cuando decimos que la lectura es una interpretación de estos signos damos a entender que a cada uno de ellos le debemos dar la equivalencia que le corresponde; que a cada letra debe dársele el sonido que le toca; y que cada uno de los signos ortográficos debe ser sustituido precisamente por su equivalencia oral; de otro modo, la lectura es la sustitución de los elementos gráficos por los elementos orales.

La palabra lectura tiene su origen en el verbo latino Legere, que significa leer; este verbo a su vez viene de la palabra griega –disculpen por no encontrar el alfabeto griego- Leya, signo igual lego, que quiere decir escoger, entresacar”.

La señorita Carmen Álvarez fue hermana de Manuela Álvarez, ambas profesoras durante la segunda mitad del siglo XIX en la población de Zacatlán, Puebla, de donde fueron originarias. Las señoritas Álvarez Quiroz fueron también profesoras de lo que hoy es el Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla; durante el siglo XIX, sus alumnos ganaron el Premio en Caligrafía que otorgaba la casa Palmer de Chicago. Testimonio de lo anterior, una medalla de oro o plata pegada en un pergamino que logró sobrevivir hasta finales de la década de los ochenta del siglo anterior, hoy no sé si aún se conserva en lo que fue la biblioteca del Centro Escolar de Zacatlán.

Continuando leyendo la nota de referencia dice: “De esta etimología vemos que la palabra lectura encierra la idea de una selección; en efecto; cuando leemos encontramos solamente una serie de figuras sobre el papel; pero para darles a cada una de ellas su significado verdadero, preciso que vayamos haciendo una selección de sonidos para poderlos aplicar a las letras.

Tal parece como si por un lado tuviéramos todos los sonidos y por otro lado tuviéramos todas las letras, y que el trabajo del lector consistiera en escoger un sonido para aplicárselo a determinada letra que ha sido escogida también”.

La lectura y la escritura se encuentran íntimamente unidas como se ha podido ver por lo dicho más arriba; realmente están tan ligadas entre sí que para saber leer es necesario saber escribir; y para poder escribir es indispensable saber leer”.

Otro texto encontrado en las cajas de libros que estoy revisando, están los resolutivos del Pleno de Secretarios Generales de Sección que resume lo que sería la práctica de “un nuevo sindicalismo”;  celebrado los días 20 y 21 de junio de 1989, apenas dos meses después de que el Presidente Carlos Salinas impusiera a los nuevos dirigentes sindicales del SNTE; pero continuando con la lectura de los Apuntes de Lectura, se afirma qué: “Esta unión se encuentra confirmada por la Pedagogía, que aconseja que la enseñanza de la lectura y de la escritura sean simultáneas, es decir, que al mismo tiempo que se enseña al niño la letra. (El signo Gráfico) debe enseñársele también el sonido (Signo Oral) en efecto en las Escuelas de primera enseñanza es un método perfectamente aceptado, es el de enseñar la lectura y la escritura al mismo tiempo, y los libros que sirven de guía a los alumnos están acondicionados ya para seguir este procedimiento; en las escuelas en que la enseñanza es intuitiva, y que no hacen uso de textos, también se acostumbra enseñar simultáneamente la escritura y la lectura”.

Si tratamos de investigar el origen de estas dos ramas del lenguaje nos encontramos con que las dos aparecieron al mismo tiempo. Cuando los hombres primitivos quisieron hacer perdurar en la memoria de sus semejantes algún hecho notable que los haya impresionado, gravaron o pintaron en las paredes de su albergue, en la superficie de sus utensilios, en sus armas etc. una serie de figuras rudimentarias, toscas, imperfectas que les servían  para representar los hechos que deslumbraron su imaginación, después cuando estas figuras, fueron vistas por los hombres de otras tribus, trataron de interpretar su significado; de esta manera nacieron al mismo tiempo la escritura y la lectura, unidas entre sí, hermanadas, como dos partes que constituyen un todo; como dos caminos semejantes y próximos que conducen al mismo punto, desde que esta escritura primitiva no representaba como la nuestra actual palabras pensamientos completos etc.; fue solamente la representación de una idea general sin el pulimento de la civilización; las figuras del hombre de las cavernas son solamente dibujos toscos, que sirvieron para recordar algunos hechos que bien pudieron transmitirse por medio de las tradiciones. Esta escritura, que tiene el mismo origen que el dibujo puesto que no era más que una serie de dibujos ingenuos es el primer paso de la humanidad hacia la civilización, hacia el mejoramiento, la interpretación de estas figuras –La lectura primitiva- también es imperfecta, sumamente imperfecta, puesto que cada una de las traducciones, más bien de los lectores primitivos según su estado de ánimo, según su propia fantasía debía dar su interpretación disímbola, variada a las figuras de los muros y utensilios, aunque en el fondo de su imaginación despertaran la misma idea general que inspiró el autor de esas figuras. Se ve desde luego que tanto la escritura como la lectura en su origen fueron incapaces de fijar todos los detalles de una idea, todas las sutilezas de un pensamiento; todas las etapas de un juicio”.

Terminamos la lectura del primer capítulo introductorio a la enseñanza de la lectura y escritura en la escuela primaria del cuaderno de notas de la profesora Carmen Álvarez, que ahora doy a conocer en forma inédita, después de más de un siglo de haber sido escritas, y espero que si hay maestros que los lean, nos escriban sus comentarios.

Las notas escritas en este cuaderno, contiene en su capítulo II La división de la Lectura; Capítulo III: Signos de la Escritura; Capítulo IV Sílabas. En lo posible, publicaré en este mismo espacio cada uno de los contenidos aquí referidos, que espero, sean del interés de los profesores de educación primaria.


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

poemas de amor