jueves, 30 de julio de 2009

Insiste Gordillo en cambiar de vocación a las normales; niega venta de plazas.



Se están formando maestros para el desempleo, afirma la dirigente magisterial

Protestan egresados de varios estados porque no les permitirán competir por una vacante

Karina Avilés

La lideresa magisterial Elba Es-ther Gordillo retó a quienes hablan de la venta de plazas a que presenten pruebas, y exhortó a los gobiernos estatales y a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a darle una nueva vocación a las escuelas normales, de lo contrario, se están formando maestros para el desempleo. Esto, como parte de su manifiesto anhelo de desaparecer al normalismo público para poner en su lugar escuelas para técnicos.



Al supervisar el programa de la SEP, Escuela Siempre Abierta, en compañía del titular de la dependencia, Alonso Lujambio, Gordillo señaló que en razón de que la matrícula de la educación básica va a la baja y la demanda se encuentra en la enseñanza media superior, se requiere que los gobiernos de los estados, donde proliferan tantas normales, revisen si realmente hay demanda a la formación que se está dando o le tenemos que dar a esas escuelas una nueva vocación, (como) turismo... Nos está obligando a reflexionar qué con las normales o qué con la licenciatura de normal porque, pues sí, no hay plazas.



Este deseo fue planteado por la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) al presidente Felipe Calderón al inicio del ciclo escolar que recién concluyó. La SEP, dijo entonces, debe buscar vocaciones más cercanas al empleo, en lugar de las licenciaturas de pedagogía.



En la primaria Eduardo Novoa, donde el subsecretario de Educación Básica, Fernando González Sánchez, le explicó a su suegra los avances del programa, Gordillo reiteró que las escuelas no se pueden usar como espacio de proselitismo político.



Se debe evitar, dijo, que el alumno llegue a una escuela amarilla, tricolor, azul o de otro color, porque no se vale que no seamos respetuosos de la integridad, de los derechos humanos y del derecho al uniforme de cada niño, no tienen que pintarlos o vestirlos conforme a las tendencias o posiciones políticas o religiosas.



A un costado de la maestra, Lujambio sólo escuchó, calló y atendió a la presidenta del SNTE. Casi al mismo tiempo, en los Talleres Gráficos de la Nación, representantes de la SEP y del sindicato entregaron los originales mecánicos del concurso nacional para la obtención de plazas. Ana María Aceves, directora general de Evaluación de Políticas de la secretaría, expresó que estiman que cerca de 250 mil personas se registren hasta el próximo domingo. La prueba será videograbada y aunque constará de 110 reactivos, sólo 80 serán válidos.



Si quieren plazas, cómprenlas


En Tamaulipas, maestros de educación prescolar y primaria de las tres últimas generaciones protestaron ante la Secretaría de Educación del Estado, porque no les permitirá presentar el examen para obtener una plaza, que se aplicará el 16 de agosto.



Martha Araceli Cura Hernández, Sergio Zúñiga y Arturo Muñiz denunciaron que el director de Educación Básica, Mario Vargas Molina, les insinuó que la solución más próxima era comprar una plaza. Se estima que mil mentores tamaulipecos no podrán obtener una plaza magisterial.



Sergio Zúñiga, aseveró: Hace rato platicamos con el maestro Mario Vargas (director de Educación Básica), pero ya no se está haciendo responsable la SET ni el sindicato para otorgarnos plaza, lo que él nos indicó es que, si queremos tener una plaza, hay que comprarla.



En Chilpancingo, Guerrero, profesores egresados de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), de las normales privadas y de los Centros de Actualización del Magisterio (CAM) protestaron a las afueras del Instituto Tecnológico Chilpancingo (Itech), debido a que la Secretaría de Educación de Guerrero no los dejó registrarse para presentar el examen y sólo se le permitió a alumnos de las nueve normales públicas de las generaciones 2005-2009 y 2004-2008.



En Oaxaca, el secretario general de la sección 22, Azael Santiago Chepi, destacó que los 400 egresados de las normales de la entidad tienen asegurada una plaza, porque no se permitirá la aplicación del concurso nacional, promovido por la SEP y el SNTE.



(Con información de Octavio Vélez A., Sergio Ocampo A. y Martín Sánchez T., corresponsales)


El papel que deben jugar los diptados obreros al interior del Congreso.

Charros.- El Fisgón.
Escrito por: Alondra Ramos


De las pasadas elecciones intermedias llevadas a cabo el pasado 5 de julio, los que más resultaron favorecidos fueron aquellos que lograron obtener un escaño en el congreso o los que lograron obtener alguna gubernatura. Después de una campaña abrumadora de propaganda envuelta en promesas, finalmente los ganadores obtuvieron sus objetivos.

El proceso electoral metió a nuestro país en una turbulencia, característica de los periodos electorales, en donde, finalmente, los más perjudicados son los trabajadores, los jóvenes y las clases explotadas de nuestro país.

En ninguna de las propagandas de los aspirantes a diputados y gobernadores pudimos observar un llamado al cese de los despidos masivos, la privatización de la seguridad social, la educación o a favor de la vivienda. Banales y absurdas, como siempre, fueron las campañas que pudimos observar, llenas de ataques de uno a otro bando. Mientras millones de trabajadores están sufriendo la crisis del capitalismo y sus consecuencias, estos personajes se llenan la boca de promesas que al final de cuentas resultan incumplidas.

Previo a las elecciones el movimiento obrero pareció entrar en una especie de tregua electoral con el gobierno. No hubo movilizaciones, ni llamados a la lucha ¡¡No!! Todo lo contrario. El llamado fue a mantener la calma, a aguantar los efectos de la crisis y a confiar en una supuesta solución pronta.

Después de que el 1º de mayo la histórica movilización del día del trabajo fuera cancelada por el brote de influenza, los líderes de los principales sindicatos decidieron posponerla para un mes después, sin embargo lo que reinó un mes después fue la desunión y una convocatoria más que tibia.

Por un lado, el Sindicato Mexicano de Electricistas, la Alianza de Tranviarios de México, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, los Mineros (SMMSyCRM) y otros gremios se movilizaron el 1º de junio, mientras que el día 3 de ese mismo mes se movilizaron los sectores pertenecientes a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) que aglutina al Sindicato de Trabajadores de la UNAM y Telefonistas, entre otros.

No existía ninguna razón para que los trabajadores marcharan de manera separada, lo que se necesitaba era un llamado serio a la movilización además de un planteamiento claro sobre la necesidad de la unidad del movimiento obrero en defensa del empleo. Posterior a estas movilizaciones no hubo ninguna otra acción de fuerza por parte de los sindicatos.

Los candidatos a diputados
Dentro del mar de personajes emanados de estas elecciones llamó la atención la participación de tres aspirantes a diputados; Víctor Flores Morales, dirigente del Sindicato Ferrocarrilero y aspirante a diputado plurinominal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien resultó electo; Valdemar Gutiérrez, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social y aspirante a diputado plurinominal por el Partido Acción Nacional (PAN), quien resultó electo también y Hernández Juárez, líder del Sindicato de Telefonistas y presidente de la UNT, también aspirante a diputado plurinominal por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien, al igual que los anteriores, resultó electo. Pero, ¿cuál es la historia detrás de estos dirigentes sindicales?

Víctor Flores Morales en la dirección del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, facilitó de la liquidación de Ferrocarriles Nacionales de México en junio del 2005. En ese entonces, se le acusó de despojar a los jubilados de dicho gremio por más de 30 mil millones de pesos y saquear los fondos que tenían ahorrados desde 1932 en la sociedad mutualista Previsión Obrera. Además, el líder ferrocarrilero usó el fideicomiso Ferronales-Jub 5012-6 como ''caja chica'', e incluso desvió parte de los recursos para financiar a candidatos priístas. Desde entonces, Flores no hizo otra cosa que alabar la privatización de ferrocarriles y estafar, una y otra vez a los jubilados de dicho gremio.

Detrás de Valdemar Gutiérrez pesa una historia similar. El gobierno de PAN se lanzó contra el sindicato del IMSS dejando tras de sí un Régimen de Jubilaciones y Pensiones totalmente mutilado.
A pesar de las grandes movilizaciones que los trabajadores del IMSS impulsaron entonces, el panismo invirtió muchos recursos para lograr que finalmente fueran aprobadas sus medidas. No solo hicieron caso omiso de las voces de los trabajadores que no estaban de acuerdo, sino que maniobraron de todas las formas posibles para aprobar las reformas al régimen de jubilaciones y pensiones.
En esa lucha Vega Galina, entonces diputado por el PRI y dirigente nacional de dichos sindicato, y sus allegados, entre ellos Valdemar Gutiérrez, se transformaron en un fuerte muro para frenar a los trabajadores del IMSS e impedir que estos llegarán hasta las últimas consecuencias en la defensa de sus derechos.

La entrada de Valdemar Gutiérrez en el 2006 a la dirección del sindicato estuvo llena de acusaciones de asesinatos, robos, corrupción y represión. En ese entonces, Gutiérrez se quejaba amargamente, ante la PGR, de que sus compañeros lo difamaban y de que todo lo que se decía de él eran mentiras.

Sin embargo, la tragedia ocurrida en Sonora, en la guardería ABC, sacó al descubierto la forma en que Gutiérrez Fragoso, en contubernio con la dirigencia panista y el gobierno priísta de dicho estado, son culpables de esta tragedia y de un sinfín de impunidades más que ocurren cotidianamente al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En esta tragedia no solo estaban inmiscuidos personajes ligados a Vicente Fox y a la esposa de Felipe Calderón, sino también la cuñada del mismo Valdemar, misma que no pisó la cárcel y que probablemente no sea juzgada.

Por su parte, Francisco Hernández Juárez, líder del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana desde 1976, ha utilizado un discurso de “izquierda” para poder mantenerse en su posición durante tantos años, sin embargo, no debemos olvidar que su origen viene del Priísmo.
La historia ha mostrado que estos burócratas entran en crisis cuando no hay margen para reformas que les den prestigio y margen para negociar, así que, o adoptan una actitud más dura de frente a los patrones o terminarán por ser barridos.

Hernández Juárez, fiel amigo del ex presidente Carlos Salinas, se sumó a las candidaturas impulsadas por el ala de derechas del PRD, la de “los chuchos”. Al igual que Flores Morales y Valdemar Gutiérrez, Juárez fue elegido para diputado federal por la antidemocrática vía de la representación proporcional.

Los tres personajes evitaron hacer campañas, decir promesas o plantear discursos; solo necesitaron poner su nombre en la lista para que ahora sean representantes ante la Cámara de Diputados federal. Pero…¿Cuál debería se el papel de un diputado obrero?

El papel de los sindicatos y el papel de los dirigentes obreros en el parlamento

Los marxistas sabemos que la lucha por la defensa de nuestros intereses se da en primer lugar en las calles y mediante los métodos de los trabajadores, es decir, las huelgas, las movilizaciones de masas, etcétera. Sin embargo, también comprendemos que es necesario valernos de todos los medios a nuestro alcance para defender nuestras demandas.

Los sindicatos son la herramienta de lucha por excelencia de los trabajadores. Un sindicato tiene como objetivo primordial velar por los intereses de los trabajadores. Sin embargo, el Estado ha hecho de todo para cooptar a estos organismos mediante la compra de sus dirigentes y otro tipo de maniobras antiobreras.

En todas partes del mundo, bajo diferentes ritmos, los trabajadores caminan con paso firme hacia el movimiento revolucionario pero, en su andar, tropiezan una y otra vez con el gran aparato burocrático. Trotsky en 1938 explica esta situación en el Programa de Transición y escribe que “La orientación de las masas está determinada, por una parte, por las condiciones objetivas del capitalismo en descomposición, y de otra, por la política de traición de las viejas organizaciones obreras. De estos dos factores el factor decisivo, es, por supuesto, el primero; las leyes de la historia son más poderosas que los aparatos burocráticos…”

En ese sentido, lo que hemos visto en el último periodo es una desesperada táctica de los dirigentes obreros para que sus afiliados los sostengan, ya sea mediante un discurso de izquierda o, incluso, mediante la adopción de medidas consideradas por ellos como radicales, tal es el caso de las huelgas.

El empuje de las masas ha obligado en muchas ocasiones a sus líderes a ir más allá de lo que en realidad pretenden llegar. Lo que intentan es no perder sus posiciones. Manejando un doble discurso lo que hacen es engañar al movimiento obrero, por un lado, y quedar bien con sus verdaderos dueños, es decir los empresarios, la burguesía y el gobierno, por el otro. Por supuesto existen excepciones pero, desgraciadamente, durante décadas importantes destacamentos del sindicalismo en México ha estado bajo control del los charros sindicales.

Cuando uno escucha que algún líder sindical ha sido electo para alguna diputación, lo más lógico sería imaginarse que defenderá los intereses de los trabajadores al interior del Congreso de la Unión, sin embargo esto no ha sucedido en épocas pasadas ni tampoco es la perspectiva futura.
Durante muchos años tradicionalmente los dirigentes sindicales que han ocupado un curul en aparato legislativo ha sido por medio del PRI y provenientes del llamado sindicalismo oficial organizado en el Congreso del Trabajo (CT) y la CTM.
En su época dorada estas centrales del sindicalismo charro lograron tener no uno ni dos o tres diputados, sino varias decenas a la vez en diferentes legislaturas, pero por supuesto dadas sus fuertes ligas son el régimen siempre se dedicaron a legislar bajo las órdenes del presidente de la república en turno, sin importar que en muchos de los casos esto significara chocar con los intereses de la clase trabajadora. Bajo este esquema el modelo de diputados emanados del sindicalismo charro no fue otra cosa más que el de la legitimización de las políticas de los gobiernos en turno.

Sin embargo en los últimos años el peso y la fuerza de la toda poderosa CTM y el CT se han ido mermando significativamente, teniendo esto como una de sus principales consecuencias el haber dejado de ser la maquinaria de millones de votos cautivos para el PRI. Este factor ha tenido entre otras consecuencias, que la representación en el aparato legislativo de dichas centrales obreras prácticamente hoy en día se encuentre en el nivel mas bajo, pudiéndose contar los sindicalistas charros legisladores con los dedos de una mano.
En el pasado el sindicalismo oficial no solo tenía decenas, incluso de centenas, de curules legislativos, sino incluso llegó a tener bajo su control directo bastantes gobiernos estatales y cientos de ayuntamientos. Pero de eso sólo quedan las ruinas y en la experiencia actual la cuenta se reduce a, por ejemplo, el senador Joel Ayala, de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) y uno pequeño puñado de diputados más.
Esta misma historia se repite en el caso de las recientes elecciones del pasado 5 de julio: por el PRI y en representación del sindicalismo charro en la siguiente legislatura solo habrá 11 diputados, siendo el caso más destacado el del charro ferrocarrilero y extitular del CT, Víctor Flores.

Otro medio que le ha servido a otro tipo de dirigentes sindicales, los del sindicalismo independiente, especialmente el caso de la UNT y el SME, para llegar a ocupar curules en la Cámara de Diputados ha sido el PRD. En el pasado este ha sido el caso de la entonces dirigente del sindicato de azafatas, Alejandra Barrales, o el del secretario del Stunam, Agustín Rodríguez, diputado federal del 2003 al 2006, y el de Antonio Almazán junto a Ramón Pacheco, estos dos últimos del SME y cuyas funciones como legisladores terminan este 2009.

Otro caso y otro canal es el Valdemar Gutiérrez por el PAN, este dirigente del sindicato del IMSS y miembro, junto con Agustín Rodríguez y Hernández Juárez entre otros, de la Dirección Colegiada de la UNT.

En el caso de los diputados sindicalistas por el PRI, su trayectoria siempre ha estado clara en función de los intereses que verdaderamente defienden y tener la idea que algo bueno se puede esperar de ellos para la clase trabajadora, es alimentar ilusiones que distraigan a los trabajadores de una de sus tareas mas importantes en este tipo de sindicalismo: la lucha por la democracia sindical y contra el corporativismo obrero.
Otro caso bastante dramático es el de Valdemar Gutiérrez, el significado de su diputación por el PAN no puede ser interpretado más que como una abierta y cínica alianza entre la dirección sindical del IMSS y Calderón, pero no para beneficio de los trabajadores de esta institución de salud ni de sus derechohabientes.
En adelante el director general del IMSS, Daniel Karam, tendrá a su servicio de manera directa y sin disimulos para sus políticas reaccionarias al secretario nacional de sindicato de esta institución de salud. Ante ello el panorama se presenta sombrío y los trabajadores debemos tomar todas las medidas necesarias para evitar que los ataques se conculquen, entre ellas una acción a desarrollar es la de destituir a Valdemar Gutiérrez.

Ante toda esta problemática, los diputados que ocuparán un curul por el PRD y el PT, en la nueva legislatura que está por arrancar están obligados, en particular Hernández Juárez en tanto integrante de la dirección de la central obrera independiente mas importante, a levantar la cara por el movimiento obrero y el sindicalismo, actuando de manera consecuente con los intereses de la clase obrera tanto en el terreno de la organización como en el de sus demandas. Por ejemplo esta capa de diputados de los partidos de izquierda, sin importar que tan pequeña sea (en total habrá sólo 20 diputados de extracción sindical por parte de todos los partidos representados en el legislativo) tendría que ya estar perfilando una estrategia para lanzar un defensa
parlamentaria combinada con movilizaciones de masas, e incluso el llamado a una huelga general, de los derechos obreros aun existentes en la Ley Federal del Trabajo; también tendría que estar elaborando decretos para frenar los despidos masivos a consecuencia de la crisis y para incrementar sustancialmente los salarios, apoyándose en las masas para forzar su aprobación por parte de los partidos de derecha, etcétera.

Por el control obrero sobre los dirigentes sindicales

Debemos entender que siempre existe un riesgo, bastante alto, de que un dirigente obrero termine siendo un peón al servicio del Estado cuando éste no está sometido a medidas firmes de control político por parte de la base a la que representa.

Un diputado obrero debe tener ciertas tareas al interior del parlamento.
Dichas tareas deben ser discutidas democráticamente por los afiliados a los que representa con el fin de que sean los trabajadores de base los que dicten realmente la política que mejor les convenga. Con el fin de clarificar nuestros puntos de vista enumeraremos, a continuación, lo que nosotros creemos debe ser la política de un diputado obrero:

Diputado obrero, salario obrero

Un diputado federal, en México, suele tener un salario neto de 148 mil 446 pesos mensuales más bonificaciones, prestaciones y demás. Este elemento, de por sí, puede hacer que un obrero, al mirarse al espejo, ya no se vea como tal sino como un aspirante a burgués. Si no existe un mecanismo de control desde la base lo más probable es que este sea cooptado por las “tentaciones” que el régimen, conscientemente, le pone en frente.


Para evitar que esto suceda, un diputado obrero deberá entregar íntegro su salario al sindicato para que éste sólo le restituya el ingreso equivalente al de un trabajador calificado promedio que le permita vivir sin presiones, pero alejándolo de los lujos y privilegios que lo corrompa. El dinero restante se deberá quedar en el sindicato para ser usado democrática y transparentemente, además de fortalecer la estructura política del sindicato.

Presentación de informes periódicos por escrito ante la instancia que lo eligió y ante los militantes de su sindicato

Este elemento permitiría, a los trabajadores, enterarse de las acciones de su candidato pero, además, permitiría orientar su papel al interior del congreso respecto a las políticas que atenten contra los intereses de los trabajadores y las clases explotadas en general.

Revocabilidad del cargo

Otra medida más, que puede evitar que los diputados obreros sean presa del cargo en el que se encuentran es la de la revocabilidad del cargo cuando éste adopte alguna medida que contravenga los intereses de los trabajadores y las clases explotadas.

Participación activa de los militantes del sindicato

Una dinámica de discusión, participación y planificación de las tareas que un diputado obrero debe defender al interior del Congreso no solo cerrará el paso a que elementos hostiles se cuelen al interior de los sindicatos sino que, además, mantendrá un control férreo sobre el diputado y su actuar. Una militancia firme y regular al interior del sindicato será un tope enorme a la degeneración o posibles traiciones.

La lucha por el socialismo

Un último elemento, pero no por ello el menos importante, sino todo lo contrario, es la de adoptar un programa socialista. La participación al interior del aparato de la burguesía, es decir, el Congreso, es sólo una forma de extender la lucha usando su misma estructura, sin embargo la tarea fundamental es la de destruir al capitalismo no haciendo ninguna concesión a la burguesía.

Los marxistas y los sindicatos

Una vez enumeradas estas cuestiones debemos decir que con eso no es suficiente, es necesario ir más allá. Los marxistas comprendemos que los sindicatos, como lo explicamos más atrás, son una herramienta fundamental para la defensa de los derechos de los trabajadores y que es necesario defenderlos de los ataques de la burguesía.

Pero al mismo tiempo pugnamos porque estas herramientas de lucha sean democráticas. Luchamos en contra de la injerencia de la burguesía y el Estado al interior de ellos pero también luchamos por una democracia obrera en su interior.

Los marxistas también comprendemos que no toda la clase obrera está organizada en los sindicatos y que los trabajadores no sindicalizados suelen ser las capas más oprimidas, batallones de los cuales se nutren las revoluciones. Los sindicatos no son un fin sino solo un medio para la lucha. Estas organizaciones, por sus características, no tienen un programa revolucionario acabado, incluso en una época revolucionaria pueden volverse estructuras conservadoras. Trotsky señala que "en los periodos agudos de la lucha de clases, los aparatos dirigentes de los sindicatos se esfuerzan por convertirse en amos del movimiento de masas para domesticarlos".

Mas adelante Trotsky señala que los marxistas debemos esforzarnos "constantemente no sólo por renovar el aparato de los sindicatos proponiendo atrevida y resueltamente en los momentos críticos nuevos lideres dispuestos a luchar en lugar de funcionarios rutinarios y carreristas, sino también de crear en todos los casos en que sea posible, organizaciones de combate autónomas que respondan mejor a los objetivos de la lucha de masas contra la sociedad burguesa, sin arredrarse, si fuera necesario, frente a una ruptura abierta con el aparato conservador de los sindicatos. Si es criminal volver la espalda a las organizaciones de masas para contentarse con ficciones sectarias, no es menos criminal tolerar pasivamente la subordinación del movimiento revolucionario de masas al controlador de pandillas burocráticas abiertamente reaccionarias o conservadoras disfrazadas de progresistas".

Los trabajadores de la Tendencia Marxista Militante luchamos por la construcción de un genuino partido revolucionario de los trabajadores y una dirección marxistas en nuestras organizaciones defendiendo el siguiente programa.

Por la autonomía y la democracia en los sindicatos.

Ninguna discriminación salarial por razón de edad o sexo. A trabajo igual salario igual.
Aumento salarial de Emergencia.
Por un salario mínimo de $10 mil pesos con escala móvil de salarios.
Si suben los precios que suban los salarios.
Jornada laboral de 30 horas sin reducción salarial.
Control de precios de todos los productos básicos.
Derechos sindicales y laborales para los trabajadores eventuales.
Obtención de la base a los 15 días de trabajo.
Contra la corrupción, amiguismo y persecución sindical.
Control por parte de los comités sindicales, sometido a la ratificación de la asamblea, de las altas y bajas del personal.
No a la afiliación sindical obligatoria.
Por la libre participación y discusión de ideas en la vida sindical.
Jubilación con el 100% de salario real y cubrir ese puesto con un joven, cobrando cuando menos el salario mínimo profesional con escala móvil de salarios.
Jubilación a los 30 años de trabajo sin límite de edad.
No a las horas extras.
No a la rotación de turnos.
Por 30 días de vacaciones pagadas y dos aguinaldos al año equivalentes cada uno a 40 días de salario.
100 % de salario real en caso de enfermedad, accidente o vacaciones.
Existencia de comités de seguridad e higiene bajo control obrero en todos los centros de trabajo.
Reparto del trabajo entre todas las manos existentes, manteniendo el 100 % de salario real de la jornada si se diera una reducción de la misma.
Ni un despido más, por un puesto de trabajo para todos los jóvenes y trabajadores.
Guardería, jardín de niños y escuelas primarias gratuitos en cada colonia, barrio y localidad, bien dotadas y subsidiadas por el gobierno bajo control de profesores, padres y organizaciones sindicales.
Derecho a guardería gratuita para cualquiera de los padres, decidido por ellos.
Licencia de un año por maternidad para cualquiera de los padres, decidido por ellos, recibiendo el 100 % de salario real.
Por el respeto a la vida, ni una mujer muerta por un aborto mal practicado.
Legalización total del derecho al aborto, gratuito y a cargo del Seguro Social.
Creación de centros de planificación familiar y atención sexual a la juventud, en todas las colonias y zonas del país.
Abolición de todas las leyes laborales o penales discriminatorias para la mujer.
Lavanderías, comedores públicos y otros servicios básicos baratos a cargo de las delegaciones políticas en el DF y los ayuntamientos en el resto del país.
Comités de fábrica y secciones sindicales que asuman la lucha contra la persecución sexual.
Por una educación pública, gratuita y de calidad.
Incremento mínimo del 10% del PIB a la educación.
Cancelación inmediata del TLC y no a la integración de México al ALCA
Expropiación de los latifundios bajo control obrero y sin indemnización, unida a la obtención de créditos baratos por medio de la expropiación de la banca sin indemniza­ción y bajo control obrero.
Plan permanente de obras públicas para la creación de empleo.
Plan de creación de 2 millones de viviendas anuales.
Alto a los desalojos y contra toda represión.
Seguridad social y transporte gratuito para los trabajadores desempleados.
Un puesto de trabajo digno o un subsidio de desempleo indefinido.
Expropiación de los monopolios, transnacionales y bancos sin indemnización y bajo control obrero.

Los trabajadores, aglutinados al interior de la Tendencia Marxista Militante creemos que este tipo de demandas son 100% asequibles. No estamos pidiendo nada que no nos corresponda, todo lo contrario. Nuestros diputados deben luchar, al interior del congreso y en las calles, por estas demandas a favor de los trabajadores.

Como bien explica Trotsky, la crisis actual de la civilización humana es la crisis de la dirección proletaria…” Los obreros revolucionarios, agrupados en torno a la Tendencia Marxista Militante, señalamos a nuestra clase el camino para salir de la crisis.
Proponemos un programa basado en la experiencia internacional del proletariado y de todos los oprimidos en general, el programa del socialismo. Únete a Militante y lucha por una alternativa revolucionaria para el movimiento obrero.

miércoles, 29 de julio de 2009

Plazas docentes de la SEP y respuesta de la sección 22.



Analiza la SEP un rediseño de metas para este año sin afectar la esencia de los programas.
En un día más de 77 mil 500 registrados al examen para obtener plazas docentes.
Fernando González y Alonso Lujambio, en el encuentro de ayer.
Karina Avilés


El titular de la Secretaría de Educación Pública, Alonso Lujambio, señaló que en las primeras horas de este martes 50 mil 781 maestros se registraron para realizar el examen nacional de plazas docentes, aunque para el cierre de esta edición ya había 77 mil 587 solicitudes; no obstante, la oferta es de 16 mil 387 puestos de trabajo.

Al señalársele que son muy pocos 25 aciertos de un total de 80 preguntas para aprobar el concurso, el subsecretario de Educación Básica, Fernando González Sánchez, expresó: Depende mucho de cómo se vea. Es un examen de selección, no de evaluación de capacidades para saber quién pasa.

Por otra parte, el también yerno de Elba Esther Gordillo, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, reconoció que, ante el recorte presupuestal anunciado por el gobierno, ha recibido instrucciones de Lujambio para ahorrar el costo operativo: reducir eventos, tratar de salvar las metas y cuidar las transferencias a los estados que son los que operan el sistema educativo.

Incluso, dijo que estamos trabajando para establecer un modelo que rediseñe si es necesario, replantee las metas que tenemos para este año, sin afectar la esencia de los programas. Afirmó que los salarios, la planta laboral y las becas tampoco entran en este recorte.

En el marco de un encuentro con representantes de asociaciones de padres de familia, Lujambio subrayó, en relación con dicho concurso, que este año se duplicó el número de plazas de jornada y se cuadruplicó el número de horas-semana-mes a concursar, además de que se ha registrado una nutrida participación.

Con la representación de la lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo, la diputada Silvia Luna, del Partido Nueva Alianza, dijo que, ante los graves retos de la educación, no caben las actitudes que buscan dividir en lugar de sumar, confrontar en lugar de dialogar, atacar en vez de colaborar en la gran tarea nacional que nos espera, en la gran transformación educativa nadie puede excluirse o intentar excluir a los demás.

Más tarde, en entrevista, Fernando González Sánchez indicó que en este concurso no se trata de aprobar o reprobar, sino de tener las características para ser seleccionado o no.
Rechazó que cada entidad –como se ve en los anexos de la convocatoria– establezca lo que quiera en relación con los criterios y los requisitos para dicho examen que se aplicará el 16 de agosto.

Sobre la falta de maestros al inicio de cursos, pues los que resulten aprobados no tendrán para esa fecha su asignación a grupo, reveló que la contratación está considerada a partir del 1º de septiembre –las clases comienzan el 24 de agosto– y los titulares de Educación de las entidades tomarán medidas mediante suplencias para cubrir ese tiempo.
En Quintana Roo se han inscrito 3 mil 637 maestros al concurso de plazas docentes, a dos días de lanzada la convocatoria.
Con información de Agustín Galo, corresponsal
Rechaza Sección 22 concurso de plazas del SNTE



Por Ernesto Reyes.
La Sección 22 del magisterio rechazó el Concurso Nacional de Oposición anunciado por el Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación para la obtención de plazas docentes de jornada y hora-semana-mes y promoción de plazas docentes vacantes del ciclo escolar 2009-2010.Gabriel Melitón Santiago González, vocero del magisterio oaxaqueño consideró que dicho concurso es parte de la “nefasta “Alianza por la Calidad de la Educación impulsada por Elba Esther Gordillo y el gobierno federal como parte de su plan privatizador de la enseñanza pública.
Este método viola la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ya que el articulo 123 en su apartado B fracción VII determina que “la designación del personal se hará por sistemas que permitan apreciar los conocimientos y las aptitudes de los aspirantes”, refirió.
En el concurso propuesto, los aspirantes disputarán más de 16 mil plazas y más de 100 mil horas, las cuales se asignarán con sólo tener 25 aciertos de un total de 80 preguntas para acreditar.
Lo anterior – estimó el vocero- no asegura un lugar a los concursantes aún cuando el examen sea aprobado, puesto que en algunas entidades sólo se les otorgará la plaza si hay recursos presupuestales para sustentarla.
En consecuencia, los exámenes para maestros en servicio que ahora proponen quebrantan sus derechos, ya que nuestra Carta Magna establece que “los ascensos se otorguen en función de los conocimientos, aptitudes y antigüedad”.
Además, afirmó Santiago González, el examen hace a un lado los cuatro años de formación continua, prácticas docentes intensivas, elaboración de tesis educativas, presentación de examen de titulación y cédula profesional emanadas de una Escuela Normal.
Adelantó que en Oaxaca no se aplicarán estos exámenes pues los egresados de las 11 normales que existen en el estados tienen ya su afiliación al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca y están en espera de la asignación automática de sus plazas.
La sección 22 del magisterio llamó a sus agremiados a evitar la aplicación de esta nueva arremetida en contra de los trabajadores de la educación.
Al mismo tiempo llamó a sus agremiados a seguir avanzando en los 5 programas estatales con los que harán frente a la ACE como el programa estatal para la construcción, ampliación, remodelación y equipamiento de la infraestructura escolar, uno de estímulos a la labor docente, así como el programa de formación, actualización, capacitación, superación profesional e investigación educativa de los maestros de educación básica.

martes, 28 de julio de 2009

La izquierda ciega.





JAVIER SICILIA


La crisis por la que atraviesa la izquierda mexicana no es nueva.

Es un sino que la ha acompañado siempre.

No bien logra unificarse cuando inmediatamente se fractura para recaer en toda suerte de pleitos internos, contradicciones y contrasentidos.

Del PMT –para hablar de articulaciones que fueron esperanzadoras– al PRD, pasando por el PSUM, la vida de la izquierda ha sido la historia de su incapacidad para permanecer unida.


Como una especie de condena de Sísifo, a sus mayores triunfos suceden siempre fracasos que vuelven a colocarla al pie de la montaña.


Sin embargo, mientras a Sísifo lo castigan los dioses por querer robarse la inmortalidad, la izquierda mexicana se castiga a sí misma.


Aunque los poderes del mundo neoliberal hacen siempre lo posible por arrojarla al pie de la montaña, su verdadero fracaso radica en su incapacidad para mantener un proyecto.


Unificada, en sus mejores momentos, alrededor de una figura carismática –Heberto Castillo, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador, el Subcomandante Marcos–, los equívocos de sus líderes o sus empecinamientos la decepcionan y fracturan.

Aunque el proyecto exista y sea sólido –pienso en el zapatismo y su lenta construcción antes de ocupar la palestra y pelearse con sus interlocutores naturales–, la izquierda no se unifica allí.


Un fracaso, un trastabilleo, una crítica bastan para que lo pierda de vista.La razón es que la mayor parte de la izquierda es incapaz de soportar la frustración, de mantenerse fiel a un proyecto y vivir seriamente la autocrítica para reorientarlo.


El todo o la fractura han sido su destino.


Lo que esta actitud deja entrever es que la izquierda nunca ha logrado pensar bien lo que quiere.


Con la única intuición de que hay que acabar con el capitalismo, su lucha oscila entre domesticar al capital mediante el poder, lo que sabemos es imposible –por ese camino sólo se llega a la dictadura o, como sucede con las izquierdas europeas, a la sumisión bovina al capital–, o, en un gesto romántico y anacrónico, hacerle la guerra por todos los medios para instaurar otro poder que se convertirá en dictadura.


Entre uno y otro extremo, la izquierda se desespera y se atomiza.


En estas actitudes veo lo que Marx llamó la mitificación –la falsificación– que quiere creer y hacernos creer que una política de poder puede, por el simple hecho de que la encabeza una verdad de izquierda, traernos una sociedad mejor en la que por fin se realice la liberación social.


Pero una política de poder sólo significa la preparación para la guerra, y en esa guerra, porque la izquierda quiere el todo o la nada, termina, cuando no obtiene todo, por volverse contra sí misma y dividirse en facciones.


Esto es absurdo y, sin embargo, ahí están sus reiteradas crisis para mostrarlo.


Si yo fuera marxista, habría sacado de la gran noción de mitificación la idea de que las mejores intenciones pueden ser mitificadas.


Lo que olvida la izquierda, ciega ante el dogma de que sólo desde el poder se puede transformar el mundo, es que en Marx había, además de la radicalidad, la modestia del hombre atento: la sumisión a la realidad y la humildad ante la experiencia.


Esas características lo habrían llevado sin duda a revisar algunos puntos de vista con respecto al poder, la industrialización y la repartición de las riquezas que sus discípulos de hoy quieren mantener en la esclerosis del dogma.


Creo que Marx, ante el nefasto poder de la técnica, de la dictadura totalitaria de los regímenes nacidos del sovietismo, de las consecuencias catastróficas del arrasamiento del campo, de los campesinos y de la globalización, habría reconocido que los datos objetivos para la liberación social habían cambiado y que era preciso pensar en luchas libertarias que, negándose al poder y al faccionalismo, fueran construyendo para el hombre una verdadera libertad social.


Pero Marx amaba a los hombres reales, y la izquierda ama la abstracción y el dogma.

Prefiere sacrificar la libertad de los otros en nombre de abstracciones políticas que ponerse al servicio de su libertad.


Al igual que en el pasado los estalinistas satanizaban a los trotskistas, a los maoístas, a los revisionistas, y viceversa, hoy, en forma más degradada, los “chuchos”, después del fracaso de López Obrador, satanizan a los lopezobradoristas, ven con desdén a Cárdenas, desprecian a los zapatistas y al EPR, le dan la espalda a movimientos de resistencia social ajenos a sus intereses, y viceversa.


A pesar de sus discursos, la izquierda no se abre a una búsqueda real de la justicia.


Lo que busca es lo mismo que los liberales: el mito prodigioso del poder que repartirá la riqueza a los hombres.


Pero en la medida en que no es su objetivo real, sino mitificado, fracasa.


Si la izquierda quiere realmente servir al hombre, debe volver la vista no hacia Marcos, sino hacia el zapatismo, es decir, hacia la renuncia al poder y a la construcción de espacios donde la gente le pone límites y, a partir de sus propias experiencias, construye procesos autónomos, libres y de cooperación.


Pero para ello tendría que renunciar al poder, a los dogmas, a las mitificaciones y a las trampas, y ponerse al servicio de una justicia que tiene mil rostros.

Si no lo hace, la veremos siempre ascender y regresar, como un Sísifo, a las profundidades, para inútilmente volver a subir la inmensa piedra de la justicia.


Además opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San Xavier del Cerro de San Pedro, liberar a los presos de Atenco y de la APPO, y hacer que Ulises Ruiz salga de Oaxaca.

Martha López y la educación pública.


Luis Hernández Navarro

Martha López es profesora de quinto y sexto grados de primaria en una escuela de San Miguel Teotongo, en la ciudad de México. Tiene 46 años. Desde muy pequeña quedó huérfana. Para sobrevivir trabajó de sirvienta. Estudió en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros de 1980 a 1984. Es socióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana. Hizo una maestría en investigación educativa en el Instituto de Ciencias Pedagógicas de Cuba. Además de su esfuerzo y trabajo personal, es quien es gracias a la educación pública.

Nació en el Distrito Federal. Sus padres fueron campesinos sin tierra, que emigraron de Veracruz para buscar un mejor nivel de vida. Su padre murió de una manera muy sorpresiva cuando ella tenía cinco años; a los siete, su madre falleció. Su vida cambió rotundamente. Quizás con ellos yo no habría sido maestra; sería otra cosa, dice. Dadas las condiciones de marginalidad y de orfandad en las que me encontraba, me hice maestra.

A los nueve años de edad se quedó a vivir con una hermana mayor, conserje escolar. No por mucho tiempo. Tuvo que laborar como trabajadora doméstica para algunas familias de profesores. Recibía, a cambio, casa y comida. No le daban salario ni ropa ni calzado. Yo los usaba usados, cuenta ella. Mi situación fue vivir de regalado.

Irónicamente, de niña reprobaba en la escuela. Repitió primero y segundo de primaria. No encajaba dentro de un sistema educativo que le parecía opresor y autoritario. Sin embargo, una vez que quedó huérfana comenzó a destacarse, a participar, a ser de las alumnas sobresalientes. Adonde quiera que fue a trabajar nunca dejó de ir a la escuela.

Estudió primaria, secundaria, normal y universidad en escuelas públicas. Dadas las condiciones de vida que tenía, pasó por cinco primarias distintas. Nunca ha estado becada. Toda su vida ha sido de trabajo y estudio a la vez.

Decidió ser maestra por el consejo de un profesor al que admiró. Él enseñaba civismo. Sus clases eran muy sencillas, pero generaban conciencia. Su esposa y él la orientaron. Le dijeron: tú lo que podrías hacer es irte a una escuela para maestros. Allí son cuatro años. Cuando termines, tú misma puedes seguir estudiando. Siendo maestra te puedes ayudar. Hizo examen para entrar a la normal y a la preparatoria. Le fue bien en los dos, pero optó por el magisterio. De haberse metido a la preparatoria no habría podido mantenerse.

Al terminar sus estudios obtuvo una plaza de maestra. Era el 2 de septiembre de 1984. Después de laborar durante seis meses, dejó de ser interina y de manera automática adquirió la base en una primaria popular de San Miguel Teotongo. El centro escolar tenía una comunidad de padres de familia muy organizado. Sus maestros pertenecían a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. La colonia era un bastión de organización y lucha urbano-popular muy interesante.

Martha siempre ha sido muy sensible a la injusticia. Cuando en un Día del Niño una maestra de quinto año de una escuela en La Merced le exigió a los niños callarse y los amenazó con romper sus boletas de calificaciones si no lo hacían, Martha se puso de pie y le respondió: maestra, de ninguna manera nos vamos a callar. ¿Qué no sabe que esto es una fiesta de nosotros, los niños? Si a usted no le parece, es usted la que se tiene que salir, ¿o no, compañeros?, porque ésta es nuestra fiesta. De allí en adelante la profesora la maltrató, la sacó de los concursos y de la escolta. Pero ella no se sintió menos. “Al contrario –dice– me dio mucho coraje, mucha fuerza. Allí aprendí que no nos debemos dejar.”

Lo que le dio mayor conciencia de lucha sobre la situación nacional fue una marcha-caravana que vino de Oaxaca a la ciudad de México en 1985. La encabezaban maestras triquis, descalzas, con sus hijos pequeños y sus mochilas a cuestas. Eso la impactó profundamente. Al verlas en el Zócalo se le llenaron los ojos de lágrimas; se le hizo un nudo en la garganta. Se dijo a sí misma: ¿cómo es posible que vengan compañeros de otros estados caminando, con sus hijos, en esas condiciones, con los pies sangrando?

Martha vivió el estallido del movimiento magisterial democrático de 1989 de una manera intensa. Se convirtió en activista. Estuvo día y noche en el plantón que se instaló frente a la Secretaría de Educación Pública. Formó parte de diferentes brigadas y comisiones. Recolectó víveres. Descubrió allí que las personas más humildes, las que menos tienen, son las más solidarias. Gente muy pobre cooperaba con bolsas llenas de mandado. Desde entonces ha seguido siendo una activista. No ha ocupado puestos de representación sindical.

Una fotografía suya apreció en La Jornada en aquellos días. En ella, Martha portaba un cartel de protesta en la mano, detrás de la curul que el entonces líder máximo del sindicato magisterial, Carlos Jonguitud Barrios, ocupaba en la Cámara de Senadores. Ella recuerda muy bien ese día: Este señor se quitaba y se ponía los lentes, sudaba, cuenta. “Se veía muy débil y nervioso. Se me hizo que se desmoronaba. Daba lástima verlo. Me dije: ‘¿a poco ese hombre es el dueño de la educación en este país?’ A mí eso me dio muchas fuerzas para ponerme atrás de él y demostrarle que no le teníamos miedo”.

Según Martha López, la educación pública en el siglo XX jugó un papel primordial en el desarrollo del país. El ejemplo soy yo, afirma. Fue un instrumento de promoción, de superación y de mejor calidad de vida. Tiene que mantenerse. Es una posibilidad para los que menos tienen, los pobres de los pobres. Tanto en el campo como en la ciudad hay gente muy inteligente, muy capaz, que se merece una oportunidad y mejores condiciones de vida. México ha avanzado gracias a la educación pública. Sin ella no somos nada.

Esa educación pública libra hoy una batalla de vida o muerte. Iniciativas como la Alianza para la Calidad de la Educación y líderes sindicales, como Elba Esther Gordillo, quieren ahogarla. Los maestros democráticos, como Martha, la defienden hasta las últimas consecuencias. Gracias a ella son lo que son.

lunes, 27 de julio de 2009

Honduras: La huida en los cerros, un petardo y un sepelio.





Arturo Cano


Olivia y Bertha son dos jovencitas avispadas que participan en el frente de resistencia.


Sus padres, los dirigentes de la Coordinadora de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), andan en los cerros de El Paraíso tratando de llegar, con otras 230 personas, al encuentro con Manuel Zelaya.Andan corriendo, perseguidos, los acosan los soldados, y a veces no saben exactamente dónde están.




Los padres de las jovencitas andan en los cerros desde hace dos días, pero esta mañana sus compañeros perdieron contacto con ellos.

A lo largo del día se multiplican las versiones de que más de cien han sido aprehendidos.

Ya muy entrada la noche, dirigentes de la resistencia informan que siguen huyendo en las montañas, luego de que logran comunicarse con uno de ellos.




Olivia y Bertha hablan de sus padres en el local del sindicato donde acaba de concluir la asamblea de la resistencia.


En eso están cuando truena un petardo que hace saltar a todo mundo.


No hay heridos y los daños materiales son escasos, pero el horno no está para bollos pues de este lugar los zelayistas acaban de salir en caravana para dar sepultura a Pedro Magdiel Muñoz, el joven de 23 años que apareció muerto en El Paraíso, donde participaba en las protestas frente a un retén militar, luego de ser detenido por la policía, según sus compañeros.



El cadáver de Muñoz fue encontrado con huellas de tortura y más de 40 puñaladas.

Hoy lo entierran en un pequeño y humilde cementerio a las afueras de Tegucigalpa.

Centenares de personas bajan una empinada cuesta, con la ciudad como telón.

El pueblo está ardido, nos vamos a armar, son las voces sueltas que se escuchan mientras la gente baja por una estrecha vereda, detrás del ataúd de madera.



Serán muchos Honduras tus muertos/ pero todos caerán con honor, canta la multitud el himno nacional hondureño.



Desde el camino, arriba, comienzan los gritos de alerta. Los zelayistas acaban de capturar a dos policías de civil que, por torpeza o deliberadamente, acuden al sepelio con el pretexto de que los envía la Fiscalía de Derechos Humanos a investigar.



Adscritos a la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), los policías Héctor Galvez y Miguel Lozano son rodeados por decenas de personas: ¡Malditos! ¡Asesinos!, les gritan, y algunos les tiran golpes mientras otros los defienden.



El inminente linchamiento sólo lo para la autoridad de Rafael Alegría, el dirigente campesino detenido ayer por unas horas en su intento de llegar a la frontera: ¡Vamos a entregarlos a las autoridades, nuestro movimiento es pacífico!



Los jóvenes alebrestados se entretienen destrozando la patrulla de los policías, mientras Alegría y otros líderes protegen a los agentes con sus cuerpos y caminan hasta un puesto policial cercano donde los entregan.


Sudoroso, el dirigente de la resistencia dice que es una provocación de los golpistas enviar policías armados a un sepelio: Ni siquiera nos dejan enterrar en paz a nuestros muertos, dice, y rompe a llorar por un minuto.




Denuncia maestra de Chiapas.


Denuncia la forma en que las autoridades y policías municipales de San Cristóbal de Las Casas están al servicio de Televisa.

El sábado 25 de Julio de 2009, como a las 7:30 intenté, sin éxito, llegar en taxi a la plaza de las resistencias (plaza catedral de San Cristóbal de Las Casas); me esperaba mi amiga Kris… en la cruz… espacio de encuentros de los diferentes.
Desde hacía un rato el conductor había probado varias rutas… desesperada por la pérdida de tiempo, pagué y le pedí que me dejara ahí, a unas tres cuadras de dicha plaza… caminé la primera cuadra y me topo con el primer retén policíaco, uniformados con armas de grueso calibre que resguardaban un cerco de rejas…
—¡No puede pasar señora!, me dijeron.
—¿A dónde va?…
—¡A donde tengo que ir!, respondí sin detenerme y mostrando una seguridad que estaba lejos de sentir, pero que el encabronamiento me dejaba reflejar…Caminé dos cuadras más, llego a la contra esquina de la plaza de las resistencias, y otro grupo de policías me indica que no hay paso…
—Están grabando, dice uno de ellos.
—Ya mí qué?, respondo y cruzo el segundo cerco… sin dejar que se repongan de su “sorpresa” sigo caminando hacia la plaza, ahí me retiene una mujer policía, que empuñando el arma en posición de guardia, en tono agresivo me marca el alto.
—No hay paso, me dijo… ¿qué va a hacer?
—¿Cómo que qué voy a hacer? ¿Desde cuándo tengo que pedir permiso para transitar por espacios públicos?, respondí.
—No hay paso señora, me ordenó en tono autoritario…Controlando mis nervios, le dije:
—Mire, yo soy mexicana, conozco mis derechos y la Constitución me garantiza libre tránsito, así que voy pasar… La mujer policía responde:
—De eso no tengo la culpa.
Entonces, le puse la mano en el hombro y respondí… “la culpa es de los hombres y las mujeres que han derramado su sangre para darnos una patria libre para que gocemos de derechos…” En eso se acerca una funcionaria del municipio y me dice que no puedo pasar por que están grabando una telenovela…
Le pregunté “¿y usted quién es?”.
Mencionó su nombre y apellidos, a esas alturas estaba tan enojada que no recuero ni una letra de su nombre, pero tengo su imagen grabada en mi memoria… iré a la presidencia para identificarla y denunciarla.
Dentro de las rejas de contención, había mucha gente, de la que espera que salgan los “artistas” para verlos… (¡claro! ante la falta de posibilidades para asistir a espacios recreativos, ya que fuera de antros de vicio, no existen en la ciudad).
Dentro de ese público estaba un maestro que me reconoció…
—Pase por aquí maestra, me dijo… Pase, aquí le abrimos para que pase…
—Y eso que es maestra —dice la mujer policía—, hacemos más caso nosotros los que somos ignorantes.
—Claro, porque soy maestra conozco y enseño la defensa de los derechos ciudadanos en cualquier espacio… los ignorantes, de su tipo… lo único que hacen es agredir… (Claro que de lo que dije no debe haber entendido ni media palabra) el mensaje tuvo efecto en la gente de “adentro” quien me abrió la reja y pasé…
¿Qué se puede ver en todo esto?
Policía armada prohibiendo el libre tránsito a personas comunes, protegiendo a la empresa Televisa.Caos y embotellamiento de tránsito al cerrar las calles del centro histórico.
Agresión, amenaza y burla por parte de policías armadas y funcionarios del ayuntamiento a personas que, en uso de sus facultades ciudadanas, se atreven a demandar el derecho constitucional al libre tránsito.
¿Hemos naturalizado el hecho de ver a los policías con armas de grueso calibre impidiendo el tránsito, protegiendo los intereses de la televisora?¿Hasta dónde llega el grado de alienación e indolencia que se convive con la agresión sin que nos demos cuenta?¿El “espectáculo” que da Televisa, vale la agresión a la ciudadanía?

HERMINIA HERNÁNDEZ MORALES
ADHERENTE DE LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA
MIEMBRO DEL BLOQUE DEMOCRÁTICO DE LA SECCIÓN VII DEL SNTE
ACTIVISTA DE LA CNTE
PERTENECIENTE AL COLECTIVO DE LA OTRA MAGISTERIAL

sábado, 25 de julio de 2009

Examen nacional de oposición. ¿Ocurrencia o nuevos controles?





Luis Hernández Montalvo.



En la más reciente reunión del Consejo Nacional de Autoridades Educativas, los Secretarios de Educación de las entidades del país demandaron al actual Secretario de Educación Pública, la Convocatoria al Concurso Nacional de Docentes, en la argumentación, han colocado el hecho de la proximidad del inicio del nuevo ciclo escolar con un importante déficit de maestros en el país.



La falta de un modelo de planeación, el desinterés de los funcionarios de la Secretaría de Educación Pública, las ambiciones políticas en las entidades y la falta de credibilidad del Acuerdo por la Calidad Educativa firmado entre el SNTE y la SEP, deja como saldo entre el magisterio, los padres de familia y la opinión pública, un ambiente de desaliento e incertidumbre, de confusión y de profundas contradicciones que se agudizarán por los efectos de la crisis económica mundial. En los distintos actores del sistema educativo, hay una sensación de vacío de política educativa sexenal.



Se ha insistido en notas de prensa de contratar durante el presente ciclo escolar un promedio de trece mil plazas docentes, no sabemos en que porcentaje para primaria y preescolar, que normalmente son plazas de medio tiempo y cuantas de éstas van para secundaria, en su inmensa mayoría, como plazas de nueva creación, son plazas de hora clase.



Los Secretarios de Educación en las entidades, no están preocupados por los miles de niños que ya no podrán asistir a las escuelas privadas porque los padres no podrán pagar los incrementos de las colegiaturas o porque miles de los padres de familia están perdiendo su empleo.



Los funcionarios de educación en los estados se reúnen con sus colaboradores para discutir cómo salvar sus negocios privados, principalmente en lo que tiene que ver con universidades e institutos de educación superior, lugares donde se ofertan toda clase de maestrías y doctorados en educación, tecnología educativa, investigación educativa y una ambiciosa oferta de posgrados dirigida a profesores de educación básica.



Ellos controlan las becas comisión destinadas a los trabajadores de la educación, los profesores que quieran una beca, deberán escogerla en una universidad que sea propiedad de los funcionarios de la SEP, de esa manera hay una competencia desigual con el resto de las instituciones de educación superior y provoca un ahorcamiento de las instituciones públicas a donde los profesores pueden hacer sus estudios universitarios, un ejemplo de lo anterior, lo padece la Universidad Pedagógica Nacional , cultural y pedagógicamente atrasada, con carreras que no tienen un horizonte laboral creíble, sin posibilidades de ser contratados cuando culminen sus estudios sus egresados.



Usted puede preguntar por el destino de los niños desplazados de las escuelas privadas por falta de oportunidades, si eso ocurre, los empleados de los grandes intereses económicos de la educación privada ya piensan en un bono educativo, efectivamente, los niños del Verde Ecologista y los del Partido Nueva Alianza hacen cuentas para impulsar una reforma en este sentido, el otro camino es enviarlos a las escuelas públicas, que más da meter a cien, ciento cincuenta niños por salón de clase, desde luego ahí no estarán los hijos de los funcionarios y los padres de familia, en su pobreza, se conformarán con cualquier cosa, de su fracaso, podemos culpar a los maestros que reprueban los exámenes.



Hace un año, los más desconcertados sobre el examen nacional de oposición lo fueron los funcionarios de educación en los estados y principalmente los comités ejecutivos seccionales, que vieron una amenaza a sus mecanismos de control del magisterio y al negocio, todavía jugoso de la venta de plazas y tráfico de influencias en la promoción de la carrera docente, de más de un millón de profesores de educación básica. Las protestas y las primeras reacciones de los maestros fueron alentadas por los secretarios de los comités ejecutivos seccionales y delegacionales y las declaraciones de los funcionarios de educación daban la razón a los profesores inconformes, hasta que los movimientos escaparon de su control.



En días recientes, se ha integrado el Órgano de Evaluación Independiente con Carácter Federalista -oeif-, según nos dicen, tiene como funciones, vigilar y garantizar la transparencia y la imparcialidad del Concurso Nacional de Docentes, en las que se ponen a disposición de los maestros ocho mil plazas. El mentado órgano, además tiene que realizar el dictamen técnico y pedagógico de los exámenes.



El Órgano se ha integrado de manera desproporcionado, en condiciones de improvisación y en una muy particular interpretación del federalismo, por ejemplo, cada uno de los secretarios generales de las secciones del SNTE, designaron a un representante, lo que daría un promedio de sesenta y dos representantes y sesenta y tres si es incorporado el Distrito Federal, única entidad donde no ha prosperado la descentralización educativa a pesar de los veintiséis años de vigencia del proceso.



Hay quienes afirman que se trata de setenta representantes sindicales, frente a treinta y dos representantes de los secretarios de educación, sin tomar en cuenta que varios de estas representantes, también representan los intereses de los líderes del SNTE, lo cual nos coloca en una desproporción de dos terceras partes del SNTE frente a una tercera parte de los estados.



El órgano es un instrumento costoso, pues tiene que movilizar a un importante número de personas, más de un centenar provenientes de todo el país, con gastos de avión, carros y autobuses, hospedaje, alimentación, salarios especiales y viáticos para simular un procedimiento del que ya trabajan los asesores del SNTE, su trabajo es el de legitimar una ocurrencia que busca poner en evidencia los procesos de formación de los profesores, la inutilidad del magisterio y preparar a la opinión pública para destruir a la Escuela Pública y a su magisterio, bola de “chamagosos” y protestantes.



Estamos frente a un órgano de bajo perfil académico y de poca credibilidad en la comunidad educativa del país. ¿Quién en su sano juicio se presta a representar al SNTE en este momento de confrontación interna?, ¿Quién con un poco de vergüenza?



La iniciativa del Examen Nacional Docente es un parche mal pegado del Acuerdo por la Calidad Educativa, es un distractor por el cual el SNTE busca afinar sus controles sobre los trabajadores y se adelanta a la reforma laboral de los Próximos meses, su anuncio y defensa a ultranza, busca ganar un poco de credibilidad frente a los medios de comunicación electrónicos y sobre todo a los intelectuales de las televisoras que opinan ante la mínima provocación.



La maestra Elba Esther Gordillo se prepara para colocarse como una pieza indispensable sobre el debate laboral del país, si de controles se trata, ya ha demostrado el que ejerce con los gobernadores de todos los partidos, a los amigos y a los que no lo son, la maestra encuentra un debilitamiento en la elaboración, han desaparecido de los diarios los suplementos sobre asuntos laborales, las revistas y el Partido de la Revolución Democrática y demás expresiones “Obreras”, viven más preocupados por su sobrevivencia electoral que por los problemas nacionales.



El año pasado, de los setenta y un mil aspirantes a una plaza, cuarenta y siete mil ochocientos mil nueve, equivalente a sesenta y siete por ciento, reprobó dicho examen de una prueba de ochenta preguntas.



Nada ha cambiado, el problema está en la formación de maestros de las escuelas normales, controladas y dirigidas por líderes del sindicato. Ojala lo comprendan los estudiantes, los padres de familia y abandonen la posición cómoda de no exigir a sus maestros los perfiles académicos para que sean formados en el ejercicio de la docencia en forma exitosa, si no quieren formar parte del setenta por ciento de los reprobados, por cierto, varios con cero aciertos en los exámenes.



Algo no funciona bien en los cálculos de los estrategas del SNTE, y digo del SNTE y no de la SEP, cuyo Secretario de Educación, el joven Alonso Lujambio, no sabe lo que trae entre manos, como tampoco lo supo su antecesora, pero me parece que el Examen de Oposición Docente, también incluye a las autoridades educativas y tiene como propósito: garanticen que quienes dirijan el sistema educativo, los centros escolares y quienes enseñan, sean seleccionados adecuadamente, estén debidamente bien formados y reciban estímulos y recompensas –una vulgar parodia de lo escrito por Ignacio Manuel Altamirano, en su novelita El Maestro de Escuela, en el siglo XIX.



En concreto ¿Cuándo esperamos las convocatorias para las plazas para directivos y autoridades educativas? ¿En que momento el SNTE presentará a través de sus diputados en el Congreso de la Unión una iniciativa de esta naturaleza? ¿Cuándo renunciará el SNTE al cincuenta por ciento de las plazas que le corresponden y las somete a concurso?



El autor es profesor del Bachillerato General Matutino del Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla.



hernandez_luis21@yahoo.com.mx



poemas de amor